El ultimo pitayero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (764 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Erase que habia un cerro
Adornado por cantos de ranchero
Y por ecos que produce el labrador
Heridas sus laderas por talaches
Pisoteadas sus laderas por huaraches
Todo él resplandeciente deverdor

Al frente se encontraba un rancho
Algo largo, no muy ancho
Con sus calles lodosas al llover
Al pie del cerro, un río de aguas cantarinas
De tan limpias gotas cristalinas
Que cualquiera sinpeligro de él podía beber

Dos arroyos cruzaban el poblado
Los mezquites fuertes crecían a su lado
Como alfiles dispuestos a cuidar

Bajo dos enormes higueras estaba la plaza
Al frente de diosla casa
Donde todos los domingos
Las gentes de aquel pueblo le iban a rezar

El orgullo del cerro era aquella gente
Trabajadora, luchadora y decente
Que habían hallado alegría en su vivir
Deespíritu noble, sencillo y pujante
Pues nunca en desgracia se vió un semejante
Sin que no lo ayudaran entre todos a salir

Antes de que el sol saliera
Se miraba gente por doquiera
Dispuesta acomenzar con su labor
Y al cerro se dirigían presurosos
Entonando cánticos gustosos
De esos que a mi tierra le dan tanto sabor
Y el cerro los recibia como con los brazos abiertos
Y desde ahí,
Desde elcampo de los muertos,
Hasta su corona donde el sol se iba a esconder
Se repartía entre los civiles
En pedazos pequeños cuamiles
Que les daban el sustento suficiente para comer

¡ah, que tiernosy ricos sabían los ejotes!
¡qué calabazas!, ¡qué ricos elotes!
Y cuántas cosas había para subsistir
Pues dependiendo de cuáles fueran los ENESTRES
Infinidad de plantitas silvestres
Les daba elcerro para poder vivir

Pero un día los llamó el extranjero
Alguien les contó que aya se barría el dinero
Y qué el dinero siempre da felicidad
Así que guardaron rozaderas, talaches y azadones
Yen éxodo se fueron a servir de peones
Dejando así la tierra sin labrar
Y se empezaron a enmontar las laderas
Volvieron a reinar frijolillos y enredaderas
Los abrojos ya nadie venía a quitar...
tracking img