El valor de educar capitulo 3

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1645 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ECLIPSE DE LA FAMILIA
En la familia el niño aprende aptitudes fundamentales, distinguir a nivel primario lo que está bien o mal lo que se llama “socialización primaria del neófito”, después la escuela los grupos de amigos, el lugar de trabajo llevaran a cabo la socialización secundaria en cuyo proceso adquirirá conocimientos y competencias de alcance mas especializadas.
En el aprendizajefamiliar el clima esta recalentado de afectividad con un trasfondo: la amenaza de perder el cariño de aquellos seres sin los que uno no sabe aun como sobrevivir y el miedo de dejar de ser amado. La certeza del amor cuando existe, nos hace invulnerables.
La educación familiar funciona por vía del ejemplo, no por funciones discursivas de trabajo, y está apoyada por gestos, humores compartidos, hábitosdel corazón, chantajes afectivos junto a la recompensas y castigos distintos para cada cual. Lo que se aprende de la familia tiene una indeleble fuerza persuasiva que es favorable, los principios moralmente estimables que resistirán luego las tempestades de la vida. Y desfavorable, hace arraigar prejuicios que más tarde serán casi imposibles de arraigar. La mayor parte de las veces principios yprejuicios van mezclados de tal modo que ni siquiera al interesado, muchos años más tarde le resulta sencillo discernir los unos de los otros, lo que constituye un serio problema para la escuela y los maestros.
Los padres y otros familiares a cargo de los niños sienten desanimo ante la tarea de formar las pautas mínimas de su conciencia social y las abandonan a los maestros.
Otra vía deacercamiento al asunto es hablar de fanatismo por lo juvenil en los modelos contemporáneos de comportamiento. Cioran dice “quien no muere joven, merece morir”. El espíritu del tiempo asegura hoy que quien no es joven ya está muerto. Los síntomas de pérdida de juventud como la primera de las enfermedades, la más grave, la más culpable de todas. A los viejos nadie los desea ya y la primera norma de lasupervivencia social es mantenerse deseable.
La madurez resulta sospechosa y peligrosamente apática. Quienes por cronología deberían aceptarla se apresuran a rechazarla con esforzados ejercicios de inmadurez, recordando quizá que en su juventud se les enseño a desconfiar de todos los mayores de 30 años como tiranos en potencia.
La generosa pureza de los jóvenes es su falta de experiencia vital que setransforma fácilmente en radicalismo manipulable. En el terreno laboral se prefiere el joven virgen de toda malicia y condicionamiento por no tener aprendida ninguna maña anterior.
Para que la familia funcione educativamente es imprescindible que alguien en ella se resigne a ser adulto. Cuanto menos padres quieren ser los padres, mas paternalista se exige que sea el Estado. Se trata de una crisisde autoridad en las familias. Autoridad significa “ayudar a crecer”, es un principio de realidad que implica la capacidad de restringir las propias apetencias en vista de la de los demás y aplazar o templar la satisfacción de algunos placeres inmediatos en vistas al cumplimiento de objetivos recomendables a largo plazo.
Los niños son educados para ser adultos, no para seguir siendo niños puestoque van a crecer irremediablemente. Si los padres no ayudan a los hijos con su autoridad amorosa a crecer y prepararse para ser adultos, serán las instituciones públicas las que se vean obligadas a imponerles el principio de realidad no con afecto sino con la fuerza. Y de este modo solo se forman niños envejecidos, no ciudadanos adultos libres.
El miedo no es sino la primera reacción que producecontemplar de frente el rostro de nuestra finitud, miedo a la muerte y de esto provendrá el respeto por la realidad y en especial el respeto por los semejantes y cómplices de nuestra finitud. Nunca aprenderemos a librarnos del miedo si nunca hemos temido y aprendido después a razonar a partir de ese temor.
Ya no podemos basar el aprendizaje académico en el miedo, pues cobra un precio tremendo...
tracking img