El viejo y el mar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1466 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCION
Acerca del autor : Ernest Hemingwai (21 de julio de 1899-2 de julio de 1961) novelista estadounidense cuyo estilo se caracteriza por los diálogos nítidos y la descripción emocional. Su obra ejerce una gran influencia en los escritores estadounidenses de la época.
Escribió novelas y relatos que reflejan la vida tan apasionada, rica y cambiante que llevó.
Con el semblante y elcuerpo endurecido, un viejo pescador que desde hace mas de dos meses regresa al puerto con la barca vacía, abriga la secreta esperanza de terminar eta vez con la mala racha que le ha con seguido el desprecio de los mas pescadores. Por su desmesurado orgullo, Santiago- el viejo pescador- no acepta ninguna ayuda e incluso rechaza la compañía de un niño que lo admira y que, no obstante su poca suerte,desearía acompañarlo en sus salidas al mar. Santiago lucha obstinadamente por conservar a un enorme pez que ha picado su carnada, por lo que el viejo agota toda su energía tratando de controlar el rumbo de la canoa y mantener su preciado trofeo.

RESUMEN
Santiago, un viejo pescador cubano, después de ochenta y cuatro días de no capturar un pez, decide hacerse al mar. Siendo él extremadamentepobre, recibe la ayuda de Manolín, "el muchacho" quien es su amigo y quien fuera antes su aprendiz. Años atrás, el viejo enseñó al muchacho a pescar, pero la mala suerte hizo que el padre de Manolín lo obligara a dejar a Santiago para salir con un bote que tuviera buena suerte. El muchacho, quien aún le tiene cariño al viejo, le consigue sardinas para usar como carnada, y cena, para recuperarfuerzas para salir a pescar. Antes del amanecer, sale Santiago al mar. Mientras rema, piensa el protagonista en sus días de mala suerte, pero se consuela pensando que cada día es un nuevo día. Que es bueno tener suerte, pero que se necesita estar preparado. "Luego, cuando venga la suerte, estaré dispuesto".
Después del amanecer, cuando el sol está a dos horas de altura, ve el viejo un grupo de avesmarinas de largas alas negras girando en el cielo sobre él. Las aves le indican la presencia de unos grandes dorados. Santiago persigue a las aves y a los peces, pero van demasiado rápido y se le escapan. El viejo sigue remando, sabe que su "pescado grande" tiene que estar en alguna parte.
A lo largo del día, confusos pensamientos atraviesan su mente, desde el béisbol y su venerado Di Maggio,cuyo padre fue también pescador, hasta la posibilidad de que la gente lo considere loco por hablar consigo mismo. Es en medio de esos pensamientos, que siente un vivo tirón en uno de los sedales. En este punto de la historia comienza el verdadero duelo entre Santiago, el viejo, y su mar, representado por un pez, enorme e increíblemente duro.
Santiago permite al pez que lo arrastre con él, es unpescador paciente y experto y sabe que el pez va a cansarse, a necesitar alimento y él va a poder acercarse lo suficiente para clavarle su arpón en el corazón. Después de cuatro horas, el viejo se pregunta cómo será este pez al que todavía no ha visto. Después de la puesta del sol y para distraerse del dolor causado por la postura forzada para sostener el sedal, vuelven sus pensamientos al béisbol,desearía tener una radio, como la gente rica, para escuchar los partidos y enterarse de los resultados. Después de una noche entera sosteniendo el sedal para evitar que el pez se escape, Santiago siente los efectos del cansancio y el dolor de la vejez. Extraña al muchacho. "Nadie debiera estar solo en su vejez. Pero es inevitable", piensa Santiago. Se alimenta de pescado crudo para recobrar laenergía suficiente para la pelea que se avecina. Siente pena por este pez, tan grande y maravilloso, pero sabe que tiene que matarlo. Recuerda, con tristeza, la ocasión en la que él y el muchacho pescaron una de dos agujas que iban en pareja. El macho de esta especie siempre deja comer a la hembra primero. La hembra luchó desesperadamente por su vida. Y el macho nunca la abandonó. Tanto Santiago...
tracking img