El violento oficio de escribir

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 549 (137025 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL VIOLENTO OFICIO DE ESCRIBIR
Obra periodística (1953-1977) Rodolfo Walsh

Rodolfo Walsh

El violento oficio de escribir

ESPEJO DE LA ARGENTINA

Diseño de cubierta: Mario Blanco, sobre una ilustración de Tulio de Sagastizábal Diseño de interiores: Alejandro Ulloa

Segunda edición: enero de 1998 © 1995, Herederos de Rodolfo Walsh

Derechos exclusivos de edición en castellanoreservados para todo el mundo: © 1995, Editorial Planeta Argentina S.A.I.C. Independencia 1668, 1100 Buenos Aires Grupo Editorial Planeta

ISBN 950-742-616-7 Hecho el depósito que prevé la ley 11.723 Impreso en la Argentina

Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico,químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sin permiso previo del editor.

2

Rodolfo Walsh

El violento oficio de escribir

PRÓLOGO

EL PERIODISMO DE WALSH
Rogelio García Lupo El periodismo de Rodolfo Walsh continúa siendo una lectura apasionante, treinta o cuarenta años después de haber sido escrito y aunque la actualidad sea cada vez más remota, o haya desaparecido porcompleto para los lectores jóvenes. La explicación de que Walsh fue un gran escritor puede llegar a confundir. Grandes escritores no pudieron superar la muerte de su prosa periodística una vez que perdieron actualidad. Tal vez la clave se encuentra en que Walsh jamás renunció a la regla del periodismo, y la información sigue siendo uno de los resortes que despiertan el interés del público. Lainformación de Walsh vuelve a atrapar a pesar de que los protagonistas están muertos, que los conflictos son diferentes y han caído naciones y sistemas políticos. Walsh no podía escribir de otra manera que como lo hizo siempre, extraordinariamente bien, pero no redactó sus artículos de prensa pensando que estaba labrando una obra literaria. Escribía rápido, sobre todo en la época de la agencia PrensaLatina, cuando las teletipos de La Habana engullían centenares de páginas cada hora. Corregía poco porque sabía que las entrelineas y los remiendos molestaban a los operadores de las máquinas. Y a causa de estas urgencias y de su obsesión por la exactitud, cuando Walsh escribía, aunque fuera una página, su poder de concentración desconcertaba, hasta podía herir a los demás. Para él, había quedepositar la misma dosis de inteligencia y pulcritud en una narración literaria y en un breve despacho "de la mesa", ese mundo de las redacciones de diarios y agencias donde a menudo tropiezan la noticia con el idioma, la emoción, el sentido común. Es conocida la ironía que Walsh empleaba al referirse a los diversos oficios que desempeñó en su vida, la mayoría por temporadas cortas, y a menudo producto decircunstancias tan originales como las que lo llevaron al comercio de antigüedades. Pero el núcleo resistente de su personalidad fue el periodismo; hasta extremos de tensión que, de vez en cuando, le imponían una temporada de descanso en otros oficios terrestres, y que también es la explicación de la asombrosa vitalidad de lo que para millares de periodistas es apenas trabajo cotidiano, textoscondenados al olvido. Volver a leer el periodismo de Walsh es encontrarse con una mirada sobre su tiempo, a menudo generosa, frecuentemente ácida, pero nunca recargada por el discurso. Escribió con una franqueza que en su época causaba tanto estupor como ahora, al releerlo. En un manual de estilo para novatos que escribió en 1959, Walsh afirma que "las dos cualidades esenciales del periodista sonexactitud y rapidez". Y agrega: "Este orden correlativo no excluye que ambas se ejerciten al unísono". Un gran periodista, que como Walsh escribió inolvidables narraciones, cuentos policiales y artículos de diarios que pueden leerse y releerse una y otra vez, el jesuíta Leonardo Castellani, que tanta influencia ejerció sobre nuestra generación, escribió en la dedicatoria de un libro: "Para el...
tracking img