El voto facultativo y el voto obligatorio en el peru

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1010 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 23 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
VOTO FACULTATIVO Y OBLIGATORIO EN EL PERÚ
Presentado el NO VOTAR como un derecho democrático, terminará de hundir al sistema político que es el único espacio disponible de construcción nacional.
Por supuesto que hay razones para sostener, desde una justificada defensa liberal de la democracia, que votar es un derecho, más que un deber, y en consecuencia no tiene por qué ser un acto obligatorio.Puede añadirse que en muchos países desarrollados del mundo votar no es obligatorio. No lo es en Estados Unidos y vota menos de la mitad de los ciudadanos. No lo es en España y vota alrededor de dos terceras partes de la ciudadanía.
Desgraciadamente, en el Perú se ha legislado casi siempre mediante el recurso a la copia, sin atender a las circunstancias propias del país y con muy pocaconsideración por los efectos que, en esta realidad concreta, puede tener tal o cual medida, acaso muy positiva en otras latitudes. Por eso es que la vida diaria en el país real discurre muy lejos de los términos legales que intentaron sin éxito encauzarla.
Puede que estemos a punto de que nos pase lo mismo, una vez más. Al proponerse la supresión del voto obligatorio, el Perú recurriría a la imitación, enlugar de razonar sobre la base de la propia realidad y considerar los efectos de una medida probablemente desastrosa.
En esta realidad -como en la de todo país subdesarrollado- la ciudadanía está por construir. Es decir, quien nace y crece en el Perú no arriba a una sociedad en condiciones de poder incorporarlo a una vida política, en la que se tiene derechos y deberes, compartidos encondiciones de igualdad por todos y cada uno. Por el contrario, esta sociedad se halla marcada por la desigualdad y, en consecuencia, los derechos se reconocen como privilegios.
Ante todo, estamos ante una debilidad del Estado, cuyo aparato institucional ni siquiera cubre todo el país y no atina a controlar los permanentes desbordes, tanto de la llamada informalidad como de la delincuencia. Pero ladebilidad alcanza también a la organización política en general, que integran partidos débiles y circunstanciales. Ese marco hace que los peruanos no se reconozcan en un sistema organizado y representativo.
En esas condiciones, el voto obligatorio es, pese a todo, una coerción encaminada a la construcción de un espacio político compartido. Con seguridad, ese objetivo no está alcanzado, dados otrosfactores que lo hacen de difícil logro. Pero esta constatación no es razón para eliminar un instrumento que tiene un propósito importante y válido.
El voto obligatorio es un mecanismo equivalente, en su terreno, a la educación obligatoria. Como ella, busca construir comunidad. Veremos si los ultraliberales criollos se atreven a proponer luego, en nombre de los derechos individuales, que la educaciónno sea obligatoria, con lo cual las diferencias se profundizarían y el país resultaría aún menos integrado de lo que está.
El voto facultativo contribuiría a un mayor debilitamiento del sistema de representación política. Ya el fracaso de la clase política motiva, de parte de la mayoría de los peruanos -cuatro de cada cinco, según las encuestas- el desinterés, cuando no el rechazo, de la políticamisma. El voto facultativo facilitaría el desenganche masivo del quehacer político. El ciudadano, que ya ahora se siente distante de la corroída escena oficial, quedaría habilitado para no sentir responsabilidad alguna por lo que en ella ocurra. "Ni siquiera los elegimos", sería el argumento.
El voto facultativo tiene sentido en países sólidamente constituidos como tales, con importantes nivelesde integración y fuerte sentimiento de pertenencia. En ellos, votar o no votar es una decisión que no afecta el tejido de las relaciones existentes entre quienes comparten, mucho más que un territorio, un destino común. Y así lo saben.
En el Perú los elementos en común son débiles y se refieren más al pasado -que, sobre todo en su fase precolombina, se idealiza- que al presente o al futuro. No...
tracking img