El vuelo de la serpiente emplumada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 223 (55558 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Vuelo de la Serpiente Emplumada
Armando Cosani
Sonó la primera Palabra de Dios, allí donde no había cielo ni tierra. Y se desprendió de su Piedra y cayó al segundo tiempo y declaró su divinidad. Y se estremeció toda la inmensidad de lo eterno. Y su palabra fue una medida de gracia, un destello de gracia y quebró y horadó la espalda de las montañas. ¿Quién nació cuando bajó? Gran Padre, Tú losabes. Nació su primer Principio y barrenó la espalda de las montañas. ¿Quiénes nacieron allí?¿Quiénes? Padre, Tú lo sabes. Nació el que es tierno en el cielo. Libro de los Espíritus, Códice del CHILAM BALAM DE CHUMAYEL. Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo. Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el hijodel hombre sea levantado; para que todo aquel que en él creyere no se pierda, sino que tenga vida eterna. SAN JUAN III 14-16

LIBRO PRIMERO
1
NUNCA PUDE entender a este hombre extraño y de mesurada palabra que parecía deleitarse al confundirme con sus cáusticas y paradojales observaciones sobre todas las cosas. Causaba la impresión de ser un taciturno; pero, a poco de tratarle, no podía unodejar de advertir el hecho más extraordinario que he conocido en mi agitada vida: él era una sonrisa. Lo era de pies a cabeza. No sonreía, no precisaba sonreír; todo él era esa sonrisa. Esta impresión me llegaba también de una manera muy curiosa y difícil de explicar. Diré únicamente que la sonrisa parecía una propiedad natural de su cuerpo y que emanaba hasta de su modo de andar. Nunca le oí reír,pero poseía el don de comunicar su alegría o seriedad, según fuera el caso. Nunca le vi deprimido ni alterado, ni aun durante aquellos turbulentos días, hacia el final de la Segunda Guerra en que a consecuencia de una revolución política, yo fui a parar a una cárcel y él no hizo absolutamente nada por obtener mi libertad. Aun en este incidente demostró ser un hombre fuera de lo común. Y hastaparecía empeñado en que yo continuase preso, y cierta vez en que le reproché esta actitud, me dijo: - Estás mucho mejor acá que allá fuera. Al menos acá estás bien acompañado y hasta es posible

1

www.elesoterismo.com

que despiertes. - Pero si acá ni se puede dormir -, le dije. - Eso es lo que tú piensas porque aún no sabes cuál de las maneras de dormir resulta más peligrosa y dañina a lalarga. Hay quien vela contigo aun cuando duermes, y estás bien acompañado. En el pabellón en que me encontraba yo preso había también muchos hombres a quienes respetaba como valores intelectuales y cuyas conversaciones me resultaban interesantes. Con algunos de ellos jugaba interminables partidas de ajedrez, pero nuestras charlas seguían siempre el rumbo de los acontecimientos políticos que habíanculminado con nuestra prisión. Así se lo hice ver a mi amigo una tarde en que me visitó cargado de regalos de Navidad. -Sigues durmiendo-, fue toda su respuesta. Ese día charlamos durante un buen rato, y se me ocurrió preguntarle: -¿Cómo es que tú vienes a visitarme tan a menudo y no has desaparecido como los demás que huyeron en cuanto se enteraron de mi situación? -Soy más que un amigo; yo soy laamistad que nos une. No pude evitar una sonrisa con la que quise decirle que no era ese el momento adecuado para lanzarme sus paradojas, e insistí: -¿Pero cómo es que sabiéndote mi más íntimo amigo la policía no te ha detenido? Su respuesta fue tan incomprensible como todo lo demás: -La amistad me protege. Y te protege a ti también, aunque en otra forma. Y después de un instante de silencio,agregó: -No me comprendes porque todavía dependes de ellos, así como ellos dependen de ti. Ni tú ni ellos dependen todavía de sí mismos, pero todos ustedes están convencidos de lo contrario. Si solamente pudieran comprender esto, comprenderían todo lo demás a su debido tiempo. Esto me sublevó y contesté violentamente; le dije que sus palabras eran muy interesantes como filosofía en las noches de...
tracking img