El vuelo del alma en el sueño de sor juana inés de la cruz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5657 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Maturo, Graciela

El vuelo del alma en el Sueño de Sor Juana Inés de la Cruz

I Jornadas : Diálogos entre Literatura, Estética y Teología

Este documento está disponible en la Biblioteca Digital de la Universidad Católica Argentina, repositorio institucional desarrollado por la Biblioteca Central “San Benito Abad”. Su objetivo es difundir y preservar la producción intelectual de lainstitución. La Biblioteca posee la autorización del autor para su divulgación en línea.

Cómo citar el documento: Maturo, Graciela. “El vuelo del alma en el Sueño de Sor Juana Inés de la Cruz.” Ponencia presentada en las Jornadas Diálogos entre Literatura, Estética y Teología, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Católica Argentina. Buenos Aires, 2002. [Fecha de consulta] (Se recomiendaingresar la fecha de consulta antes de la dirección URL. Ej: 22 oct. 2010).

Jornadas: Diálogos entre Literatura, Estética y Teología Buenos Aires, 30 y 31 de Mayo de 2002

El vuelo del alma en el Sueño de Sor Juana Inés de la Cruz

Graciela Maturo UCA-Conicet, Argentina

Resumen La comunicación plantea la necesidad y productividad de una lectura fenomenológica de las obras de Sor Juana y enparticular de su discutido poema titulado Sueño o Primero sueño. Nuestra lectura considera al texto como relato y análisis de una experiencia mística.

Comunicación
Veré sin movimiento, en la más alta esfera las moradas del gozo y del contento de oro y luz labradas, de espíritus dichosos habitadas.

Fray Luis de León: Oda X, dedicada a Felipe Ruiz

1.-Introducción La obra de Sor Juana Inés dela Cruz, acabado ejemplo del Barroco de Indias, sigue dando lugar a nuevos escorzos críticos e interpretativos. Muchos de ellos siguen reforzando una imagen intelectualista de la monja mexicana, cuya honda religiosidad aparece relegada cuando no negada (Octavio Paz, Ludwig Pfändl, Hans-Otto Dill, etc). La relectura atenta y desprejuiciada de su

obra puede permitirnos recobrar su perfilreligioso e incluso su inclinación mística, médula de toda religiosidad verdadera. El Sueño, llamado también Primero Sueño, es a mi ver la manifestación lírica y filosófica de una vivencia personal. Ello no impide su inscripción en la corriente de un tópico tradicional que,

1

Jornadas: Diálogos entre Literatura, Estética y Teología Buenos Aires, 30 y 31 de Mayo de 2002

como tal, tiende a borrarla experiencia viva bajo una forma cristalizada y estética. Una lectura fenomenológica, atenta a las imágenes y signos del texto, vuelve a descubrir esta sustancia

personal, oscurecida a veces por teorizaciones previas. Experiencia vivida, tradición de sentido y discusión teórica confluyen en el poema.

2- Un papelillo llamado Sueño Sor Juana restó importancia al Sueño al llamarlo “papelillo”y al mismo tiempo lo destacó al afirmar que era lo único compuesto por su gusto (Respuesta a Sor Filotea). Esta notable silva o selva, realmente intrincada, integrada por casi un millar de endecasílabos libres que alternan con algunos heptasílabos, se inicia en forma impersonal y en su curso entrecruza la descripción, narración y discusión teórica del “vuelo” con ciertas volutas mitológicas queno son sino

intensificaciones del tema principal. Tomaré el texto del poema publicado por Méndez Plancarte (1982), del cual he de reproducir o glosar algunos versos que apoyan la lectura.

PRIMERO SUEÑO Que así intituló y compuso la Madre Juana Inés de la Cruz, imitando a Góngora.

1

Piramidal, funesta, de la tierra

nacida sombra, al Cielo encaminaba de vanos obeliscos punta altiva,escalar pretendiendo las Estrellas; si bien sus luces bellas -exentas siempre, siempre rutilantesla tenebrosa guerra que con negros vapores le intimaba la pavorosa sombra fugitiva 10 burlaban tan distantes,

2

Jornadas: Diálogos entre Literatura, Estética y Teología Buenos Aires, 30 y 31 de Mayo de 2002

que su atezado ceño al superior convexo aun no llegaba del orbe de la Diosa que tres...
tracking img