El yo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1511 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La humanidad perdida
Finkielkraut, Alain
Este libro está recorrido de principio a fin por la memoria de los acontecimientos que convierten el siglo xx en el más terrible período de la historia de los hombres. No pretende ser perspectiva ni balance, sino meditación obstinada y narración inédita de lo que, desde 1914, ha acontecido a la humanidad y más precisamente a esta idea de humanidad tandificultosamente conquistada por los Tiempos Modernos. Trata de comprender por qué la afirmación más radical de la unidad del género humano ha podido, como su negación más fanática, producir un universo concentracionario. Mortal y mortífera a la vez, la idea de humanidad ya no puede seguir manipulándose ni pensándose inocentemente. Tenemos que defenderla y concebirla de otro modo, tenemos quecuidar de que viva y hacer lo necesario para que no vuelva a empezar a matar. Esta carga de nuestro tiempo, nuestro tiempo la asume pretendiéndose cada vez más cosmopolita y cada vez más humanitario. Pero la compasión, cuando carece de pensamiento y de decisión política, el cosmopolitismo, cuando carece de contenido, y la comunicación, cuando se vuelve abstracción planetaria, no afrontan en modo algunolos males que los hombres y la idea de humanidad han padecido. Si la relación turística con el mundo tuviera que ser el único aval de la liberación y de la realización del hombre y si, ella sola, tuviera que constituir la respuesta al espanto, entonces, tal vez no sería infundado concluir que «este siglo déspota», como dice el poeta Mandelstam, ha sido, además, un siglo para nada

Anagrama.Barcelona (1998). 166 págs. 1.500 ptas. Traducción: Thomas Kauf. Finkielkraut es uno de los ensayistas franceses actuales más conocidos. Simplificando, se puede decir que forma parte del grupo de pensadores que pretende recuperar el espíritu de la Modernidad y una aceptable confianza en el uso de la razón, tras los acontecimientos de este siglo que han puesto en entredicho ese paradigma.Los grandesideales de la Modernidad han mostrado en el último siglo sus profundas contradicciones: se ha desvanecido el mito del progreso, las utopías políticas han traído el horror. Ante el fracaso, han proliferado reacciones pendulares: actitudes irracionales, de renuncia a la comprensión de la realidad, movimientos alternativos y marginales. Este libro levanta acta de las contradicciones de la Modernidad:una crisis anticipada por Weber, proclamada por la Escuela de Frankfurt y celebrada por los pensadores postmodernos. Lo pequeño, y lo diverso, es hermoso; la razón debe desistir de su proyecto de comprensión global, según el modelo científico.Sin embargo, Finkielkraut no se suma sin más a la corte de ideologías minimalistas y defensoras de minorías, que cantan a coro la caída de los grandessistemas. El autor de La derrota del pensamiento mantiene su confianza en la razón, más matizada que en anteriores escritos. Rechaza su uso totalitario, pero se opone igualmente a las visiones exclusivistas y cerradas.La condición humana, como proclamó la Modernidad, es una categoría universal. Pero esta visión universalista corre el riesgo de resultar abstracta. El valor de cada hombre no se agota ensu condición de ejemplar de la especie humana. Aún más, muchos de los atropellos más sangrientos contra los hombres se han realizado en nombre de la humanidad. Como decía Lenin, para hacer una tortilla es preciso romper los huevos.El valor genérico de la humanidad debe ser complementado con las particularidades específicas de cada hombre. A juicio del autor, las iniciativas humanitarias queproliferan en la actualidad son ambivalentes. De una parte, resultan necesarias, pues socorren a las víctimas de la barbarie sin mirar de dónde proceden las balas que los han herido ni la razón de su presencia en el conflicto; de otra, pueden perpetuar lo que no es sino una solución provisional: tras los primeros auxilios, es preciso determinar las causas de la violencia, exigir responsabilidades,...
tracking img