El (h)ijo la libertad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (787 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Y yo qué sé si me mirás y yo qué se si me sentís. Hace tanto y tantísimos que no escribo, que no extraigo ese líquido desde la mente y lo transformo en estas letritas, sin sentido, sí, perdón, sinsentido. Pero la causalidad, de esas que no existen y no van a existir a menos que uno quiera, o que viva en una historia loca de Amado o Cortázar, de esas, sí, de esas, me ha tirado acá. Creo que perdíla práctica, creo que perdí las palabras. Esta vez sin estilo. Creo que estoy usando mucho la repetición, nunca me gustó, pero quién sabe. Hoy amaneció la misma ventana, esa con rejas, no ficticias,de las reales. No sé por qué. Tal vez para que no se vengan Rodrigos desde sus favelas a dormir en estas dos camas inutilizadas de mis compañeros de cuarto. Una sólo tiene un casco de moto, él sigueen casa de su novia, teniendo sexo dos o tres veces por noche, saciando el aburrimiento de su vida monótona de joven idiota, pero es blanco y rubio, así que bien. El otro, no sé, sólo sé si está sisiento sus gases. La ventana sigue ahí, sin hacer nada, de vez en cuando se le ocurre cerrar los ojos excusándose con el impulso de los que bajan de la escalera del piso de arriba. Otras, ni siquiera.Tal vez antes vivía la abuela loca, de esas que no saben lo que dicen pero cocinan muy rico, y para que no se escapara, porque repito, cocina muy rico, están esas rejas que se hacen las bellas pero sonrejas, y cuando uno es reja ya está, vida arruinada. Creo que uso muchas comas, pero eso siempre me gustó, siempre me dijeron que queda cada espacio para respirar, y es que el aire es tan importante.Sí, de esas causalidades. Con causa pero sin efecto. Quién sabe. Esos viejos fantasmas me siguen viniendo a visitar, y a veces me olvido que son fantasmas y charlo con ellos, pero no sé, no son tandivertidos y hasta a veces me insultan. Las paredes y también la ventana siguen ahí. Qué cosa rara la vida. Hay quienes dicen que es triste, otros no tanto, y hay una película llamada La Vida es...
tracking img