Elbardelorencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 45 (11165 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 1 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
-= EL BAR DE LORENCIA =-
> No sé realmente hace cuanto que me siento en el mismo lugar, todos los dias, todas las horas.
> No es que me esté quejando, porque esto no deja de ser un trabajo, y dentro de todo, está bien pagado.
> Y también sé para quien trabajo. Por supuesto que no es esa rubia, que está detras del mostrador
> vendiendo pociones, alcohol, ángeles y demonios, aunque sea ella laque me paga el sueldo
> y la que me dá el trabajo. Todos los que trabajamos en Lorencia, sabemos que trabajamos
> para el oculto poder de alguien que está mas alla de nuestro limitado conocimiento, que nuestros
> movimientos están digitados por fuerzas que desconocemos y que nunca alcanzariamos a comprender.
> Desde Hans, el herrero hasta Passi, el mago estamos compulsivamente atados a estedestino.
> Mi trabajo, es algo más suelto. Me siento en una mesa y miro a los que vienen, hacen sus negocios,
> venden y compran el producto de sus muertes, pillaje y suerte. Los escucho hablar a los gritos, los
> es veo susurrar. Los veo amenazarse, apoyarse y despedirse. Yo veo a todos los que vienen a este bar.
> Siempre la misma música, siempre el viento silbando afuera y el mismo cielonublado.
> Siempre esas antorchas, dibujando sombras que parecen reirse de nuestros esfuerzos por
> ser distintos y que siempre terminamos siendo iguales.
> Acá en el bar de Lorencia, la vida no pasa. Es solo una repetición de hechos. Pero no siempre...
> Un día apareció un guerrero, brillante, sus espadas enceguecian con su luz. Su armadura aturdía
> la vista como el vino los sentidos. Su fuerzaera total, era como la mano de un dios, salvaje, que
> deshacía lo que tocaba. La agilidad era prodigiosa, y a pesar de recibir muchos golpes su vitalidad
> parecía no tener fín, tal vez animada por una energía que no habiamos visto antes.
> Se instaló en la puerta oeste de la ciudad y se dedicó a matar a todo lo que salía o entraba
> por esa puerta. No había guerrero, mago, elfa o gladiadorque pudiera con él. Los mataba
> a todos y en la cara podiamos observar el gesto de fastidio al acabarlos. Invocaba dioses
> desconocidos y una explosión ámbar lo rodeaba, su cabellera se encendía y a partir de ahí los
> guerreros mas valerosos, aquellos que jamás habian sentido el miedo, descubrian ese frio
sudor que le recorría el cuerpo. Sus ojos vacilaban y veían un relámpago como laúltima imagen de su vida.
Pero un día encontramos desparramada en la puerta oeste su armadura, un casco por acá...
los pants cerca de la chica que vende pociones, los guantes cerca del foso que rodea la
ciudad. Sus espadas clavadas en la tierra... pero de él, nada. Habia una mancha seca de sangre,
pero no sabiamos si era la de él o de algunas de sus víctimas. Se lo llamó, a los gritos
y entodas las ciudades y sitios. Pero asi como vino, desapareció...
Y yo quería saber porque desapareció...
> No sabía lo que iba a descubrir....
Nadie desparece porque sí... siempre hay una razón. Miraba la mancha seca de sangre,
> miraba la armadura, pero no sabía por donde empezar.
> Todos volvían a salir por la puerta oeste, liberada ahora, y murmuraban entre ellos,
> y señalaban el piso haciauna parte u otra. Entre todos los curiosos vi a una que era
> mas alta que la del resto, cubierto por una capucha y con dos ojos de fuego en la oscuridad
> de la toga. Charon miraba quieto desde su estatura, hacia la puerta; giró su cabeza
> y me miró...movió la cabeza como una forma de saludo, y sin agitar el aire, sin tocar
> a nadie, a pesar de que el lugar estaba lleno de curiosos y demás,se deslizó silenciosamente hasta mí.
> -El eterno parroquiano de la taberna de Lorencia- dijo con un tono que adiviné cordial.
> -Asi es- le contesté haciendo una reverencia con la cabeza
> - y tú el eterno vigilador de las puertas del Devil Square.-
> - Así es- y sus ojo brillaron con un tinte azul - ¿que creés que pasó?
> - preguntó mirando los guantes que todavía estaban en el borde...
tracking img