Ella que todo lo tuvo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1669 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pasamos una velada con la escritora colombiana, que acaba de ganar el Premio Casa de América con “Ella, que todo lo tuvo” (Planeta), y hablamos sobre su carrera, sus pasiones, las críticas que ha recibido y un estilo que ha venido a bautizar como “idealismo mágico”. Texto Inés García-Albi Foto Óscar Elias

El 30 de marzo, una mujer entraba apresuradamente en un hotel de ciudad de México.Acababa de aterrizar procedente de Barcelona.
-Buenas tardes, tengo una habitación reservada a nombre de Ángela Becerra.
-No, señorita, usted tiene una habitación reservada a nombre de Ángeles Balsaz -contestó impertérrita una voz tras el mostrador.
-¡Pero no puede ser, si me llamo Ángela Becerra! -insistió la mujer.
-Señorita, yo sólo le informo de que la editorial me ha dicho que su reserva está anombre de Ángeles Balsaz -respondió el encargado.
Fue entonces cuando comprendió que estaba bajo nombre falso para no alertar a los múltiples periodistas que ya se encontraban ojo avizor para adelantar el nombre del ganador del III Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América, dotado con 200.000 dólares y cuya obra se publica simultáneamente en veintidós países de habla hispana. Porque laganadora era ella. Ángela Becerra, de 52 años, colombiana, que había presentado la obra Ella, que todo lo tuvo, y que según cuenta recibió la noticia sólo dos días antes del evento. Ángela subió a su habitación sin rechistar. No se podía dejar ver. Era mejor permanecer oculta a los curiosos informadores. Se hallaba nerviosa, excitada e ilusionada. Estaba claro que no iba a pegar ojo. Llamó a una de sushermanas, a las que adora, a través del Skype; abrió una botella de champagne que encontró en la neverita de la habitación y lo celebró bailando, saltando con su hermana que hacía lo mismo al otro lado de la pantalla, en su casa de Colombia.

Esto queda entre nosotras
Ángela lo recuerda divertida. Estamos sentadas en un bar del Born barcelonés tomado un mojito antes de ir a cenar. Entran dosjóvenes y la miran. Incluso se atreven a preguntar algo sobre un bar. Todo parece una excusa para entablar conversación. Y es que Ángela es una mujer guapa, esbelta, vestida con vaqueros, cazadora de cuero y un gran foulard que le favorece. Su larga melena, de grandes rizos y de color castaño rubio, es lo primero que se ve, su atributo más reconocible. Ya se refleja en las fotos que ilustran estereportaje. Hay que decir que lleva muy bien, pero que muy bien, sus 52 años. ¿Cómo lo hará? Alejados los moscones, volvemos a la conversación. Se habla de todo un poco, de sus hijas, de la fiesta que organizó en su casa cuando cumplió 50 años, de ropa, de su marido, de Sant Jordi. Parece una reunión de amigas, pero nos acabamos de conocer. Lo único que delata que estamos en una velada de trabajo escuando ella, en varias ocasiones, calla un momento y dice “esto entre nos”. O lo que es lo mismo: esto no lo cuentes. En fin, trabajo o no, nosotras (nos acompaña Alba Fite, responsable de prensa de Planeta) pedimos otro mojito y seguimos de charleta. Como si tal cosa. Ángela es una mujer cercana, amigable, y habla con entusiasmo de casi todo, especialmente de sus libros.
A primera vista es unapersona optimista, positiva. Hablamos del barrio donde estamos, el Born. Le encanta. Lo conoce bien. En él tiene su refugio, donde se escapa a escribir, a pensar, donde se relaja cuando termina una novela y se dedica a otras labores artísticas, como la escultura y la pintura. En estos momentos, confiesa, está enfrascada en una escultura de una pequeña diosa. Fue aquí donde situó a Soledad Urdaneta,una de las protagonistas de El penúltimo sueño con que ganó el Premio Azorín. Las ciudades, los espacios, los lugares son importantes en la obra de esta colombiana. París, Barcelona, Florencia y Colombia, siempre Colombia. “Me encanta, soy colombiana, y además me molesta la imagen negativa que se ha dado de mi país. Siempre que salía era para hablar de violencia, drogas. Y no es así. En mis...
tracking img