Elogio al maestro

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (771 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 24 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ELOGIO AL MAESTRO POR SU DÍA

El Día del Maestro tiene una significación trascendental porque está dedicado a rendir homenaje Nacional al Maestro peruano, artífice del porvenir del País, que,silenciosamente, modela el alma de los niños, orienta las vocaciones de los adolescentes y guía en los estudios superiores a quienes están llamados a dirigir el destino de la Nación.
ElMaestro es el sembrador que arroja las semillas de la cultura, en los surcos abiertos y prometedores de las almas de los futuros ciudadanos, para que la sociedad coseche esos frutos en el porvenir.El Maestro es el anónimo forjador de la grandeza de una patria que, en desiertos del litoral, en las quebradas pródigas, en la tristeza infinita de las cordilleras, en las estepas inclementes, enla maraña de los bosques de nuestras selvas y en las ciudades más desarrolladas y complejas, labora, lucha, sufre, se esmera, poniendo a toda prueba su capacidad creativa e innovadora, haciendo de suescuela un santuario y de sus enseñanzas, el eterno evangelio de la cultura y del saber.
El Maestro es el taciturno apóstol que encendiendo la luz del conocimiento en el cerebro de losniños, está cumpliendo la más alta misión de su destino: abolir la ignorancia, encender la llamarada de la fe en las almas, hermanar a todos los hombres en su fuerte abrazo de solidaridad y hacer sentircon orgullo, con pasión, el amor al terruño y el sacrosanto ideal de la peruanidad.
El Maestro, en todas las latitudes y altitudes del Perú, haciendo entonar el Himno Nacional y con lamirada fija en el tremolar fija de nuestra bandera, enseña el culto a nuestra historia y a nuestros héroes, la admiración a nuestros próceres, a nuestros sabios y a nuestros santos, el deber de defenderla integridad de nuestro suelo y la libertad, si es posible ofrendando la vida por el Perú y por la justicia de la causa que Dios defiende.
El verdadero Maestro, ajeno a la adulación...
tracking img