Emilio de j. j. rouseau

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1082 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MAESTRIA EN EDUCACION

Maestra: Gloria Leticia Del Ángel Tirado

Tema: Ensayo sobre la obra de Juan Jacobo Rousseau “Emilio”.

Presenta: Jorge Juztino Villanueva Sosa

Tepoztlán, Morelos Octubre de 2010

INTRODUCCION
La educación desde siempre se ha considerado un castigo, más que un privilegio y un derecho de las personas que pueden acceder a ella.
De igual manera las practicaspedagógicas no han sido del todo adecuadas a lo que el niño quiere o necesita saber de a cuerdo a sus necesidades e inquietudes, ya que siempre queremos los maestros que el alumnno actue en contra de los que su naturaleza le dicta:
Si quiere gritar, iene que callar
Si quiere correr, se tiene que sentar
Si quiere opinar, tiene que permanecer callado
Si quiere jugar, tiene que quedarse inerte, quieto,siempre atento de lo que el maestro le dicte, o le ordene que haga.
Siempre tenemos en la mente que el alumno es un pequeño “adultito” y así queremos que actúe, que haga y diga cosas que nos agraden al oído o a la vista para poder decir que es un niño bien “educado”.
Se han tenido grandes críticas al respecto como “LA ESCUELA SEGÚN EL DIABLO”
Hace muchos años en algún país el diablo hizo suaparición, el traía una idea en la cabeza y trataba de convencer a la gente.
Su idea era el hacer una escuela pero…¿Cómo sería esa escuela?
Entonces se le ocurrió preguntar a las madres de los niños cómo era que sus hijos se comportaban y ellas empezaron a contestar con gran entusiasmo…
¡Los niños aman la naturaleza!
¡Ah… entonces los meteremos a cuartos cerrados en donde no vean ni siquiera elárbol de la esquina…! ¿Que más les gusta?
¡Les gusta comprobar que la actividad sirve para algo!
Entonces haremos de tal manera las cosas que su actividad no tenga ningún objeto - dijo el diablo.
¡Ah….! - dijo otra señora - Les gusta moverse, brincar, saltar, correr, aventar…
Pues los obligaremos a estar sentados y quietos….
¡Les gusta manejar objetos, servirse de las manos! - comentó una más.Pues que sólo manejen ideas, únicamente ideas…..¡Que no ocupen las manos!
¡Les gusta razonar!
Pues que memoricen…!
¡Les gusta hablar!
Que guarden silencio, ¡Prohibido hablar!
¡Les gusta investigar la ciencia! - dijo alguien por ahí.
Hay que dárselas hecha.
¡Ah! Y sobre todo ¡reír!
¡Perfecto!… Entonces inventaremos los castigos.
Y así se formó la escuela, de esta manera, de esta fue comolos niños aprendieron lo que jamás habrían aprendido… aprendieron a….¡ENGAÑAR! ¡DISIMULAR! ¡MENTIR! (Publicado por Mundo Teen a las 17:25).
De igual manera un libro que lleva por nombre “Escuelas que matan” de Patricia Ganem, donde podemos leer algo similar al texto anterior.
Y por último citaré un párrafo de la poesía “las moscas” de MarioBenedetti al referirse a la escuela
“y en la aborrecida escuela,
Oh, moscas divertidas,
Perseguidas, perseguidas,
Por amor a lo que vuela.”
Y así podríamos seguir citando situaciones adversas que la escuela ha tenido para con los alumnos.

DESARROLLO
Así como hay personas que han dedicado su vida a criticar en vano a las practicas pedagógicas dentro de las instituciones existen y existierongentes que además de dichas prácticas sugieren otras alternativas y sugerencias para nosotros los docentes, para poder rescatar la esencia del niño, esa capacidad de creación, de inventiva, de iniciativa, de tantas cosas maravillosas que la mente humana tiene en los años infantiles de “escuela”. Un escritor que ha tenido trascendencia a través del tiempo es sin duda Juan Jacobo Rousseau, quien es sulibro “Emilio” no deja un buen legado de formas y situaciones que de tomarse en cuenta podremos organizar los saberes de los alumnos de manera tan natural que dejarían de hacer quedar mal a la misma escuela.
Además la filosofía de vida que maneja en su libro “Emilio” que escribe en 1762, sigue tan vigente que pareciera que nuestra educación no ha avanzado en lo absoluto o muy poco en los...
tracking img