Empresas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5897 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL OBJETO INVADIDO Y CONQUISTADO POR LA PLÁSTICA DE LA SUBJETIVIDAD.

Capítulo tercero. Héctor Toledo Nickels

Lo i-real: el des-a-juste, la libertad y la justicia.
El Homo erectus, apoyado en la anatomía del australopiteco, se transformó en “generalista”, y con ello provocó, como se ve, las más graves consecuencias para eluniverso. Se constituyó en un “legislador cósmico” capaz de alterar las leyes del actual cosmos objetivo, o de ordenarlas en nuevos poderes (evidente en la tecnología) Pero también puede decretar, por error o intención, la pena de muerte del orden objetivo, dejando fluir el vacío natural y metafísico, que su mente contiene, por ser un ser in-determinado en el orden natural.

En el “Paraíso”, elpre-hombre como todo animal, estaba provisto de todo, no había, pobrezas ni suntuarios, sólo riqueza exacta: Nada faltaba de lo que necesitaba y nada necesitaba que no estuviera en el nicho ecológico. Tampoco sabía hacer nada distinto de lo que tenía que hacer, y no hacía nada que no estuviera ajustado a las funciones del nicho. El Paraíso era la funcionalidad cerrada del animal en su entornonecesario, no menos y no más, sin error y sin desajuste. Porque no puede errar una función predeterminada y por eso mismo, está plenamente ajustada a su función.

No hay injusticia, porque en el Mundo pre-humano todo es necesario-automático-ineluctable; no hay ni puede haber nada que a-justar. Todo está cerradamente a-justado. Sólo hay problemas de justicia y de injusticia cuando hay libertad, porquela libertad des-a-justa el marco de relaciones de donde emerge. Pero en el reino de lo necesario de la Naturaleza, no hay libertad, por tanto no hay alternativas ni incoherencias des-a-justadas que volver a vincular “en lo justo”.

Era la Naturaleza global la que contenía el paradisíaco saber inconsciente de la coherencia general en todas sus funciones. Sólo la Naturaleza era el ente“generalista” cuando el universo estaba en estado de paraíso. Por eso el hombre se sintió desnudo, ignorante y desprovisto cuando su mente lo disparó fuera del presente eterno. Sintió la contingencia del tiempo.

La pregunta lo alejó de los automatismos: Los ¿por qué?; los ¿cómo? y los ¿para qué? Lo obligaban a dar fundamento desde sí mismo, al universo entero... Y a responsabilizarse de ese sentido...Pesada responsabilidad: dar fundamento al universo desde sí; cuando él mismo, por simple observación, se ve sin suficiente fundamento, ni siquiera natural. ¡Menos aún, metafísico!

Las respuestas lo emplazaron a decidir sobre opciones y probabilidades. Sobre todo, la pregunta tecnológica del ¿para qué? Porque esa pregunta, incluso antes de su respuesta, siempre des-a-justa al “mundo”,tanto a nivel de concepto, como de mecanismo natural dado. Por ejemplo:

En Abril del 2004, sólo con barruntos sobre la vida, la técnica hizo parir a una rata fecundada sin espermatozoide En Mayo 2010 se habría producido de materiales inertes, una célula viva.

El hombre, libre ya del circuito cerrado del instinto por la llave maestra de la pregunta, reforzó su libertad al explorar lasposibilidades del arte: hacer figuras posibles y anticipadas del mundo. Y, precisamente, por ser libre, desde ahora y para siempre, quedó herido de precariedad y de in-justicia. Nada estará nunca más pre-ajustado, como era antes que emergiera la pregunta en el Universo.

Por convertirnos en un ser des-a-justado al orden del mundo de la pre-cultura, ya no podemos volver al orden paradisíacoanterior a la cultura, porque, parafraseando el Génesis, míticos ángeles con espadas de fuego, nos cierran el retorno al Paraíso de la animalidad. Hemos sido arrojados irreversiblemente, a la aventura de la libertad, de la ciencia y de la ética. El sueño en vigilia y la pregunta, horadaron el Universo: Ahora el homo debe “zurcir” el tejido roto natural, con nuevas secuencias culturales. Y en esa...
tracking img