En el umbral del placer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1315 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En el umbral del placer
El cuerpo te llama. Los besos y caricias generosas ya no son suficientes. Él está como una tetera anunciando que el agua ya hirvió –piteando- y tú, como una olla a presión.
Ya ni te acuerdas de la última vez –la verdad, sí pero te haces la loca- y él, que para estos casos sí tiene buena memoria, desde hace varios días está “comentando” cómo es que han pasado 'x' horas,'y' minutos y 'z' segundos desde aquel lejano momento de placer.
El cuerpo te llama y no lo puedes controlar más. ¡Algo tienen que hacer!
De pronto, en vista de que al parecer es la única manera, su propuesta de ir a un hotel y comprar algo de privacidad deja de parecerte atrevida y “’¡de quinta!”. Quieres, pero algo te dice que no debes.
Por el hemisferio derecho escuchas a una voz con tono deseñorita de su casa, de hijita de papá, que te dice “¡pero cómo se te ocurre siquiera considerarlo! ¿Cómo vas a ir a uno de esos sitios, a utilizar una cama que no es tuya y que antes ha sido utilizada por Dios sabe quiénes? Además, ¡qué vergüenza! ¿Qué pensará de ti el señor de la recepción? Peor aún, ¡¿qué pensará tu chico si aceptas ir?! Seguro creerá que eres una cualquiera…”.
“¡Bla-bla-blá!Déjala que hable todo lo que quiera –empieza a decirte una voz relajada, pero llena de seguridad (la del otro hemisferio probablemente)-. Ni la cama, las sábanas, el colchón o la tarima serán tuyas o las mismas que en tu casa, pero el momento sí será tuyo y solo tuyo. Con que revises que todo está limpio antes, no hay problema. Tampoco es que vayas a ir a un cuchitril, ¿no? Entonces es casi lomismo que cuando te vas de viaje”.
“Y eso de ‘qué pensará el señor de la recepción’ –continúa, imitando la voz de la otra y terminando de convencerte- ¡es una estupidez! ¿Acaso conoces a ese señor? ¿Quién será? ¿Qué te importa lo que piense un extraño? ¡Por favor!”.
Y lo decides: irás, ni que fuera para tanto. Él se pone feliz con la noticia, te llena de besos, como si le acabaras de entregar elregalo que tanto estaba deseando, y parten.
Pero la cosa es a dónde, o mejor dicho, a cuál. Ahí empieza el segundo round de dudas y temores: Si no tienen uno al que van cada vez que pueden, de arranque él no va a querer proponer tal o cual sitio H para evitar que tú pienses que él conoce todos esos sitios porque ha ido con otra. Y tú tampoco querrás mencionar aquel que tu amiga te ha recomendado,porque tu lado pudoroso te pregunta ¿qué hace una chica sabiendo y opinando de hoteles (de ese tipo de hoteles)?
Entonces, después de dar vueltas, él propondrá. ¿Qué pasa si te das cuenta que te está llevando a uno al que tú ya has ido, pero no con él? Probablemente no querrás entrar y tu excusa será: “No, a ese mejor no, no se ve muy limpio y creo que una amiga una vez entró y me contó que esmalazo. (Es que no sabes que ahí iba con mi ex y prefiero ahorrarme la incomodidad de encontrármelo entrando o saliendo con otra, aunque las posibilidades de que esto ocurra son mínimas)”.
Hasta que llegan al sitio H elegido. Dependiendo si es que están en carro, a pie o taxi, la entrada puede ser de diferentes tipos: a) Te alucinas como Lady Di escabulléndose de los paparazzi para que nadie seentere de que se va a reunir con su amante, b) Te ves como un flacuchento, inofensivo e inexperimentado gladiador a punto de entrar al coliseo lleno de leones, a los que tendrás que enfrentar con tu mejor cara y con toda tu dignidad, o c) Te sientes como un ladrón que se dispone a robar un banco y que inevitablemente está haciendo que el chofer que lo llevó hasta el lugar se vuelva cómplice de sucrimen.
Entrar al sitio H, acercarse a la recepción, esperar a que tu chico pida una habitación, que pague por ella, que le den la llave del cuarto y el control remoto de la tele, es la parte más difícil: Pones cara de chica superada, asumes comportamiento de mujer madura, pero por dentro estás deseando que se acelere el tiempo y que ese trámite se acabe de una vez por todas. Para colmo, estás...
tracking img