Encíclica fides et ratio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1755 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TITULO DE LIBRO: “Encíclica Fides et Ratio”

AUTOR: Juan Pablo II

NOMBRE DEL ALUMNO: Cinthia Burga Malaver

-------------------------------------------------------------------------------

Fe:
Concepto: Creencia o conocimiento que es construido sobre la base de lo que no puede ser explicado ni observado, pero que sin embargo forma parte de las convicciones internas del hombre.
“Esteconocimiento expresa una verdad que se basa en el hecho mismo de que Dios se revela, y es una verdad muy cierta porque Dios ni engaña ni quiere engañar”. (Pg. 16)
“La fe agudiza la mirada interior abriendo la mente para que descubra, en el sucederse de los acontecimientos, la presencia operante de la Providencia” (Pg.29)
Razón:
Concepto: Creencia o conocimiento que se construye sobre la base delo que se explica a través de la lógica, y en general a través de los métodos de la ciencia.
Conocimiento:
“Dios, como fuente de amor, desea darse a conocer, y el conocimiento que el hombre tiene de Él culmina cualquier otro conocimiento verdadero sobre el sentido de la propia existencia que su mente es capaz de alcanzar”. (Pg. 16)
El Eterno y el Todo
“Eterno entra en el tiempo, el Todo seesconde en la parte y Dios asume el rostro del hombre”. (Pg. 20)
El Misterio:
“El misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado, el misterio de la existencia personal resulta un enigma insoluble. ¿Dónde podría el hombre buscar la respuesta a las cuestiones dramáticas como el dolor, el sufrimiento de los inocentes y la muerte, sino no en la luz que brota del misterio dela pasión, muerte y resurrección de Cristo?” (Pg.21 )
Fe y Misterio:
“Sólo la fe permite penetrar en el misterio, favoreciendo su comprensión coherente”. (Pg. 21)
Complemento:
“El hombre con la luz de la razón sabe reconocer su camino, pero lo puede recorrer de forma libre, sin obstáculos y hasta el final, si con ánimo sincero fija su búsqueda en el horizonte de la fe. La razón y la fe, portanto, no se pueden separar sin que se reduzca la posibilidad del hombre de conocer de modo adecuado a sí mismo, al mundo y a Dios”. (Pg. 30)
Saber:
“De diferentes modos y en diversos tiempos el hombre ha demostrado que sabe expresar este deseo íntimo. La literatura, la música, la pintura, la escultura, la arquitectura y cualquier otro fruto de su inteligencia creadora se convierten en cauces através de los cuales puede manifestar su afán de búsqueda. La filosofía ha asumido de manera peculiar este movimiento y ha expresado, con sus medios y según sus propias modalidades científicas, este deseo universal del hombre”. (Pg.41)
Verdad:
La Verdad, que es Cristo, se impone como autoridad universal que dirige, estimula y hacer crecer (cf. Ef 4, 15) tanto la teología como la filosofía. (Pg.139)

Verdad Práctica:
“Quiero aludir a la búsqueda de la verdad en relación con el bien que hay que realizar. En efecto, con el propio obrar ético la persona actuando según su libre y recto querer, toma el camino de la felicidad y tiende a la perfección”. (Pg. 43)
Verdad Teórica:
“Nadie puede permanecer sinceramente indiferente a la verdad de su saber. Si descubre que es falso, lo rechaza; encambio, si puede confirmar su verdad, se siente satisfecho. Es la lección de san Agustín cuando escribe: « He encontrado muchos que querían engañar, pero ninguno que quisiera dejarse engañar”. (Pg. 45)
Perfección:
En efecto, la perfección del hombre no está en la mera adquisición del conocimiento abstracto de la verdad, sino que consiste también en una relación viva de entrega y fidelidad haciael otro.(Pg. 54)
Amor:
“que el intelecto debe ir en búsqueda de lo que ama: cuanto más ama, más desea conocer. Quien vive para la verdad tiende hacia una forma de conocimiento que se inflama cada vez más de amor por lo que conoce, aun debiendo admitir que no ha hecho todavía todo lo que desearía”. (Pg. 66)
Luz
“que la luz de la razón y la luz de la fe proceden ambas de Dios; por tanto, no...
tracking img