Encanto fatal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 324 (80799 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Melissa Marr

[pic]

FAERIE IN A DARK, 1

ENCANTO FATAL

Para Loch, Dylan y Asia, que creyeron
en mí incluso antes que yo misma.

Y a la memoria de John Marr padre y
Marjorie Marr, cuya presencia sigue viva
y me da fuerzas siempre que flaqueo.

ÍNDICE

Prólogo 4
Capítulo 1 5
Capítulo 2 12
Capítulo 3 20
Capítulo 4 26
Capítulo 5 31
Capítulo 6 38
Capítulo 7 42Capítulo 8 48
Capítulo 9 56
Capítulo 10 63
Capítulo 11 68
Capítulo 12 75
Capítulo 13 80
Capítulo 14 85
Capítulo 15 89
Capítulo 16 94
Capítulo 17 103
Capítulo 18 113
Capítulo19 118
Capítulo 20 124
Capítulo 21 128
Capítulo 22 134
Capítulo 23 141
Capítulo 24 145
Capítulo 25 159
Capítulo 26 164
Capítulo 27 168
Capítulo 28 172
Capítulo29 180
Capítulo 30 188
Epílogo 198

Agradecimientos 204

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA 205

[pic]

Prólogo

El Rey del Verano se arrodilló ante ella y le preguntó:
—¿Es eso lo que eliges libremente? ¿Arriesgarte al frío del invierno?
Ella miró al joven del que se había enamorado hacía unas semanas. Jamás le había pasado por la cabeza que fuera otra cosa que humano, peroahora la piel le resplandecía como si hubiera luces parpadeando bajo su superficie, y resultaba tan extraño y hermoso que no podía apartar los ojos de él.
—Eso es lo que quiero —dijo.
—¿Eres consciente de que, si no resultas la elegida, sufrirás el frío de la Reina del Invierno hasta que la próxima mortal se arriesgue a lo mismo que tú? ¿Y que tendrás que advertirle que no confíe en mí?—Se detuvo, mirándola angustiado.
Ella asintió.
—Si la próxima me rechaza, tú tendrás que prevenir a la siguiente y a la siguiente —continuó él—, y hasta que una me acepte, no te librarás del frío.
—Soy consciente de ello.
La joven le sonrió del modo más tranquilizador que pudo, y después se dirigió al arbusto de espino. Las hojas le rozaron los brazos cuando se inclinó y rebuscóbajo la mata.
Sus dedos se cerraron sobre el bastón de mando de la Reina del Invierno. Era muy sencillo, y la madera estaba gastada, como si incontables manos lo hubieran aferrado. La joven no quiso pensar en aquellas manos, las de las chicas que habían estado antes en aquel mismo lugar.
Se incorporó, esperanzada y temerosa.
Él se le aproximó por detrás. El susurro de los árboles sevolvió casi ensordecedor. El brillo de la piel y el cabello del chico se intensificaron. La joven vio delante de ella la proyección de su propia sombra.
—Por favor. Permite que sea ella la elegida… —murmuró Keenan.
Ella alzó el báculo de la Reina del Invierno y aguardó expectante. Por un momento creyó que lo había logrado pero, de pronto, el hielo la atravesó y la invadió como si milesde fragmentos de cristal corriesen por sus venas.
Gritó su nombre:
—¡Keenan!
Fue hacia él trastabillando, pero el joven retrocedió; ya no resplandecía, ya no la miraba.
Un segundo después ella se quedó sola, con un lobo por única compañía, a la espera de explicarle a la próxima chica que era una locura amar a Keenan, confiar en Keenan.

[pic]

Capítulo 1«Los Videntes, u hombres con una Segunda Visión […] tienen terroríficos encuentros con [los Elfos, a los que ellos llaman Sleagh Maith, o Gente Buena].»

La comunidad secreta, Robert Kirk y Andrew Lang (1893)

—Bola cuatro, tronera lateral. —Aislinn impulsó el taco con un golpe breve y rápido; la bola desapareció en la tronera con un sonido gratificante.
Denny, su compañero departida, efectuó un tiro muy fuerte hacia la banda.
Ella puso los ojos en blanco:
—¿Qué pasa? ¿Tienes prisa?
Denny la apuntó con el taco.
—De acuerdo —cedió Aislinn. «Concentración y control; de eso se trata», se dijo. Metió la bola dos.
Denny hizo un solo gesto de asentimiento, lo más cercano en él a un elogio.
Aislinn rodeó la mesa, hizo una pausa y puso tiza...
tracking img