Encuentro con la sombra - jung

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 516 (128917 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
C. G. Jung, J. Campbell, K. Wilber, M-L. von Franz, R. Bly, L. Dossey, M. S. Peck, R. May, J. Pierrakos, J. A. Sanford, S. Nichols, L. Greene, B. Hannah, J. Bradshaw y otros

ENCUENTRO CON LA SOMBRA
El poder del lado oculto de la naturaleza humana
Edición a cargo de Connie Zweig y Jeremiah Abrams

http://psikolibro.blogspot.com

Título original: MEETING THE SHADOW Traducción: DavidGonzález y Fernando Mora Diseño portada: A. Pániker © 1991 by Jeremiah Abrams y Connie Zweig ISBN: 84-7245-265-4

http://psikolibro.blogspot.com

El mal de nuestro tiempo consiste en la pérdida de la conciencia del mal. KRISHNAMURTI Todo lo que reprimimos nos debilita hasta el momento en que descubrimos que también constituía una parte de nosotros mismos. ROBERT FROST ¡Si todo fuera tan sencillo!Si en algún lugar existieran personas acechando para perpetrar iniquidades bastaría con separarlos, del resto de nosotros y destruirlos. Pero la línea que divide el bien del mal pasa por el centro mismo del corazón de todo s e r humano. ¿Y quien está dispuesto a destruir un solo fragmento de su propio corazón? ALEXANDER SOLZHENITSYN Lo que no se hace consciente se manifiesta en nuestras vidas comodestino. C. G. JUNG

http://psikolibro.blogspot.com

AGRADECIMIENTOS
Deseamos expresar nuestra más profunda admiración por los poetas y artistas que nos han mostrado el camino que conduce al lado oscuro, especialmente aquellos cuyas reflexio nes sobre el tema de la sombra han influido más profunda mente en la elaboración este libro y en nuestra propia vida: C. G. Jung, John A. Sanford, AdolfGuggenbühl-Craig, Ma rie -Louise von Franz y Robert Bly. También agradecemos el apoyo afectuoso y la creativa colaboración de Jeremy Tarcher, Barbara Shindell, Hank Stine, Daniel Malvin, Paul Murphy, Susan Shankin, Susan Deixler, Lisa Chadwick, Steve Wolf, Joel Covitz, Tom Rautenbe rg, Bob Stein, Suzanne Wagner, Linda Novack, Michael y Kathryn Jaliman, Peter Leavitt, Deena Metzger, Marsha de laO, el círculo de escritores sobre la mujer, Bill y Vivienne Howe, Bruce Burlan, Andrea Schultz y el personal de las bibliotecas del C. G. Jung Institute de Los Angeles y de San Francisco. Mención especial merecen también Jane, Marian, Susan y April, hermanas de sombra de Connie. Un reconocimiento eterno a mis sabios padres y un guiño cómplice para los pa cientes hijos de Jereliah, Raybean y Pit o .Una breve nota sobre el lenguaje
Creemos que el lenguaje que compartimos crea y refleja, al mismo tiempo, las actitudes implícitas de nuestra cultura. Por esta razón pedimos disculpas por el anticuado uso de la forma masculina él utilizada en los escritos seleccionados para referirnos al ser humano en general. Actualmente esta práctica parece fuera de tiempo y de lugar. Desafortunadamente,sin embargo, no disponemos todavía de un estilo más adecuado. Esperamos su pronta aparición. Los editores

http://psikolibro.blogspot.com

PRÓLOGO
Connie Zweig
En la mitad de mi vida descubrí mis propios demonios. A partir de ese momento gran parte de lo que hasta entonces había considerado como algo positivo se convirtió en una maldición. El anchuroso camino se estrechó, la luz seensombreció y, en la oscuridad de las tinieblas, mi s a n t o -t a n repeinado y bien educado - tropezó con mi pecador. Entonces mi admiración por la Luz, mi apasionado optimismo, mi confianza implícita en los demás y mi compromiso con la meditación y con un camino de iluminación dejaron de ser una bendición y se transformaron en una amenaza, una forma de pensar y de sentir tan profundamente arraigada queparecía arrojarme inerme frente a sus opuestos, el tormento por los ideales frustrados, la angustia por mi ingenuidad y el aspecto más tenebroso de la Divinidad. En esa época tuve el siguiente sueño: Estoy en la playa con mi antiguo novio. La gente se está bañando. De pronto aparece un gran tiburón negro y se echa de menos a un niño. Todo el mundo se asusta y el pánico cunde por doquier. Mi...
tracking img