Encuentro con mi cultura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1361 palabras )
  • Descarga(s) : 24
  • Publicado : 2 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Toda mi vida ha estado relacionada con la Tambora, toda vez que mi padre DIOGENES ARMANDO PINO, es un investigador, cultor y sobre todo un enamorado de las Tamboras, de ahí que en mi casa siempre se habla y se oye Tambora. Toda mi juventud estuve relacionado en ese entorno, viví la lucha, dedicación, vocación y voluntad impuesta por mi padre y un grupo de amigos por hacer realidad sus sueños dellevar a cabo el Festival Nacional de las Tamboras.

Año a año conviví con sus premuras, sus desvelos, sus largo trajinar, para que el Festival no acabará, eran unos luchadores incansables, quienes por muchos días, semanas o meses se despegaban de su seno familiar, para entrarse en esa zona maravillosa de nuestra geografía nacional como es la Depresión Momposina para extender la invitación atodos los Grupos de Tamboras que concurrieran a Tamalameque a Celebrar el Festival.

Era una cita con la historia, con nuestros antepasados, con nuestra cultura mil veces oí decir, pero poco o nada me interesaba todo ese esfuerzo y esas batallas libradas por estos próceres de nuestra cultura.

Así mismo fui testigo de la incansable y exhaustiva investigación adelantada por mi padre sobre lasTamboras, sus desvelos, desalientos, admiración y ese gran amor que iba creciendo día a día cada vez que profundizaba y exploraba más ese mundo fascinantes de las Tamboras, de ese esfuerzo nació el Primer libro de Tamboras, “La Tambora Universo Mágico” el cual se ha convertido en la guía para los actuales investigadores y escritores sobre Tamboras. Pero a pesar de estar rodeado en todo mi entorno pormi familia, mi pueblo, los grupos culturales, el festival, de la tambora paradójicamente a mí me cautivaba otro Folclor el Vallenato.

Era un enamorado de la música vallenata especialmente del Cacique Diomedes Díaz, por eso mientras mi padre se deleitaba con los pozos brillantes, tanga gaviota, el mico se come el may o con salía la Llorona, yo prefería un Oye Bonita, Mi Muchacho, Ilusiones oVolvamos. Viaje a Cartagena y mi apego al vallenato no cambio, a pesar de encontrarme con nuevos ritmos, Champeta, Hip Hop, Jíbaro, etc., pero era más fuerte el amor por la música de Rafael Escalona por eso seguí escuchando la música del cacique, olvidando mis raíces, mi identidad cultural.

Así crecí, ahora con más alternativas de música ya que después de los múltiples problemas de mi Cantantefavorito Diomedes, comencé a degustar la música de otros artistas como los Betos, Villazón y de la Nueva ola Silvestre Dangond. Pero el destino y la historia me tenían un encuentro con mis raíces, con mis costumbres, con mis antepasados, y fue en la fría Capital Bogotá que ocurrió, llegue de visita ya que mi señora y mi hijo se encuentran pasando unas vacaciones en esa ciudad. Para sorpresa Diana miesposa me encarga un CD de Tambora para mi hijo, yo desprevenido y sin dar mucha importancia al hecho acudo donde mi Padre, él con ese inmenso amor que siente por la Tamboras y por su familia agradado envía el CD a su nieto.

Llegó a la capital bajo una lluvia pertinaz y un frió endiablado, con razón a esta vaina le dicen la nevera --pienso-- casi entumecido por el incesante frio, me encuentrocon mi familia, la dicha y la felicidad embarga todo mi ser. Mi primogénito después de un largo beso y abrazo me asalta con su inocencia angelical preguntándome por su CD de Tambora, yo desprevenido y agobiado por el cansancio de 17 horas de viaje le hago entrega del CD. Sin saber que le hacía entrega de su más valioso tesoro decido ir a descansar, con la sorpresa que no hubo tal descanso ya quemi pequeño angelito decidió oír desde ese momento y a todo volumen su CD, a lo cual no le preste mucha atención ya que pensé que estaba contento por el regalo enviado por su abuelo.

Pero para sorpresa mía, al día siguiente desde las buenas 6 de la mañana me despiertan de un profundo sueño el dum, dum de las Tamboras, me despierto despavorido, y contento a la vez, no por el amor a las...
tracking img