Eneida fragmentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2709 palabras )
  • Descarga(s) : 6
  • Publicado : 27 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
VIRGILIO

ENEIDA

LIBRO PRIMERO

Las armas y el varón ilustres canto,
el cual por orden del preciso hado
salió huyendo de la antigua Troya
y fue el primero que arribó en Italia.[…]

Aquel que por mil mares y mil tierras
anduvo perseguido y fue acosado
de la violencia de los altos dioses
por el enojo y vengativa saña
de la severa Juno, y tantos males
sufrió y pasó mil guerras […],y dado a sus penates aposento
en el felice Lacio, del cual viene
el ínclito linaje de latinos[…]

Dime, oh mi Musa, tú las causas de esto:
por cuál dios ofendido o por qué causa
la reina de los dioses enojada
forzó al varón así en piedad insigne
a sufrir tantos y tan duros casos
y a padecer trabajos tan inmensos.
¿Tal ira, tal coraje hay en los dioses?[…]

En un instante las oscurasnubes
cubren la luz y el cielo a los troyanos;
una cerrada y tenebrosa noche
tiende sobre el turbado mar sus alas. Rebrama el cielo del un polo al otro
con gran frecuencia de espantosos truenos, mostrando con relámpagos espesos
su resplandor fogoso y luz ardiente.
Mar, cielo y viento y cuanto parecía
amenaza con cierta y presta muerte
a los troyanos tristes y afligidos.
Córtale en aquelpunto un miedo helado
los miembros turbadísimos a Eneas
lamenta y gime lastimosamente
y, al cielo puestas juntas ambas manos,
comienza de esta suerte a lastimarse:
«Oh tres y cuatro veces fortunados
los que tan gran merced del cielo hubieron
que a vista de sus padres degollados
junto al troyano muro perecieron[…]»

Así decía, y una gran borrasca,
que vino retronando de hacia el norte,hiere la vela con vehemencia horrible
y sube al cielo las bravosas olas;
hácese cada remo mil pedazos,
trastórnase la proa y pone el lado
de la nao a la furia de las ondas;
álzase en esto de agua un alto monte
y embiste en ella con furioso golpe.
Penden algunos en las altas olas
y en el hinchado mar andan subidos;
a otros el agua del mar hondo abierta
les muestra por entre ola yola elsuelo.
Hierve la arena y el agua embravécese,
coge el violento vendaval tres naves
y con ellas da al traste en duras rocas, […]

Oyó Neptuno en esto el gran ruido
con que el revuelto y bravo mar bramaba,
sintió la tempestad, miró los mares
turbados y revueltos de alto abajo,
airóse gravemente y, proveyendo
de favor a su reino, saca fuera
del agua la cabeza, a teucros grata,
y ve la flotadel troyano Eneas
por todo el mar deshecha y esparcida,
ve los troyanos de olas oprimidos
y del airado cielo maltratados: .
sintió luego el engaño y el coraje
el dios del mar de la enojada hermana,
y, llama al punto al Céfiro y al Euro,
y así los reprehende y amenaza:
«Decid, desmesurados y atrevidos,
¿tanto en vuestro linaje confiasteis
que sin mi permisión tantos ruidos
en tierra, enaire y mar osasteis?
¡Yo os juro...! Mas los mares removidos
quiero ahora sosegar […]

Luego que Neptuno
tendió los ojos por el mar airado,
cesó toda la furia y su bramido
y se volvió en serenidad amena.[…]

Los troyanos, cansados del mal tiempo,
corren con gran deseo de tierra al puerto
que esté más cerca, y van la vuelta de África.
Hay un lugar repuesto en largo seno
en el cual unaisla hace un puerto
contraponiendo sus redondos lados,
de los cuales cuanta agua en ellos bate
resurte atrás, y en ellos quebrantada,
se corta y vuelve hecha senos y olas.
De un lado y otro están valientes peñas
y dos altos peñascos, cuyas cimas
parece que amenazan las estrellas;
bajo de cuyas cumbres, por gran trecho,
el muy seguro mar está en silencio.
Encima tiene una arboleda espesay un bosque oscuro de una horrible sombra
que en el agua está espejándose contino.
En frente del gran mar está una cueva
cubierta de pendientes peñascales,
en cuyo asiento hay agua dulce y clara
y sillas de nativa y viva piedra:
sacra morada de las sacras Ninfas.
Aquí jamás ni amarra ni cadena
suele tener, ni atar las naos cansadas;
aquí no es menester que el corvo diente
del áncora...
tracking img