Enrique ii y becket

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1868 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Enrique II Plantagenet descendía de una poderosa y terrible familia. El mismo Enrique II tenia carácter duro, “fuerza volcánica”, cultura asombrosa y modales seductores. Robusto adolescente de cuello de toro y cabellos rojos cortados al rape, cuando fue a rendir homenaje por el Maine y por Anjou al débil rey de Francia Luis VII, gusto extraordina a la reina de Francia, Leonor de Aquitania. Mujerde temperamento tan violento como el del angevino, Leonor “se había casado- decía ella misma- con un monje, no con un rey”. La Reina y el joven Enrique se entendieron inmediatamente. Ella obtuvo su divorcio y, dos meses más tarde tomo por marido, a los veintisiete años, a aquel muchacho de diecinueve a quien daba en dote el inmenso ducado de Aquitania, esto es: el Limousin, la Gascuña, elPerigord, con derechos de señorío sobre la Auvernia y el Condado de Tolosa. Enrique II, que poseía ya por su madre, Matilde, el ducado de Normandia, y por su padre Geoffroy, el Maine y Anjou, fue así mucho más poderoso en tierras francesas que el mismo Rey de Francia. Apenas se le puede llamar un rey de Inglaterra. En treinta y cinco años de reinado, no pasó más que trece al otro lado de la Mancha. De1158 a 1163, no dejó Francia ni un solo dia, Es en realidad un Emperador, para quien Inglaterra no es más que una provincia y cuya lengua y gustos son muy franceses. No obstante este francés fue uno de los más grandes reyes de Inglaterra

Como su abuelo el Conquistador, Enrique II tuvo éxito e Inglaterra por su condición de extranjero. De carácter enérgico, llegó a un país que había caído en laanarquía más absoluta y actuó con firmeza hasta restablecer el orden normando. Los rebeldes no osaron resistir a un amo de tantas provincias continentales, de las que podía sacar varios ejercitos. Enrique les obligó a derruir o desmantelar las fortalezas levantas sin licencia. De nuevo fueron percibidos los impuestos y revocables los sheriffs. Como, para pagar sus campos de Aquitania y Normandía, elservicio feudal de cuarenta días no podía satisfacer al emperador angeino, lo substituyo por un tributo, el ecuage, que le permitió pagar mercenarios. Muchos nobles ingleses perdieron entonces el habito de la guerra, y remplazaron los verdaderos combates por justas y torneos. Con ingeniosos pretextos consiguieron la exención del servicio, como ciertos movilizados modernos. El noble batallador nopudo sobrevivir más que en los paises fronterizos, y será justamente en los condados palatinos, en las fronteras de Escocia y dels País de Gales, donde empezaran ya todas las grandes revueltas. Pero si su calidad de Extranjero daba a Enrique una mayor libertad de espíritu y de acción en los asuntos ingleses, el carácter heterogéneo de su Imperio era para él una debilidad. Entre Normandia,Inglaterra y Aquitania, existían sólo lazos muy superficiales. Sin duda Enrique II soñó a menudo en hacerse Rey de Francia e Inglaterra al mismo tiempo. De conseguirse esto, Inglaterra se hubiera convertido en una provincia francesa, quizá por largos siglos. Pero los hechos vencieron, como suele siempre suceder, a los deseos. Su pasión por el orden llevo al Rey a humillarse en los conflictos ingleses.Así pasó el tiempo, y con él la vida.

Al subir al trono el joven Rey extranjero, el arzobispo de Canterburry, Teobaldo, quiso tener un hombre de confianza al lado del soberano y le recomendo a uno de sus clerigos, Tomás Becket, que agradó a Enrique II, quien le hizo Canciller. Era un cargo cuya importancia crecía entonces a expensas de la del Justiciero. Becket era un hombre de treinta y ochoaños, de pura sangre normanda, hijo de un rico mercader de la City. Habia sido educado como un gentilhombre; después, tras la ruina de su familia, fue llamado por el arzobispo Teobaldo, que era del mismo pueblo de Normandia que Becket padre. Sus cualidades eran mas administrativas que sacerdotales, por lo que el arzobispo, que le estimaba, lo cedio al rey. Pronto el soberano y el Canciller fueron...
tracking img