Ensaño del hombre que calculaba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1142 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 3 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INGNACIO DE VEGAS
El pasado 25 de agosto, los teletipos capuchinos de medio mundo recogían la triste noticia:
Ha muerto uno de los más grandes profetas de la segunda mitad del siglo XX, el P. Ignacio de Vegas.
Este singular capuchino leonés, de Vegas del Condado, nació el 19 de septiembre de 1904 y fue bautizado con el nombre de Florencio Eradio González Martínez el 22 del mismo mes (en laescuela, abajo 2º Izd) Inició sus estudios de Filosofía y Teología en el seminario local, llamando a la puerta de la Orden capuchina en 1929, donde ingresó. En 1933 emite sus votos perpetuos y al año siguiente es ordenado sacerdote. En Madrid le sorprende la guerra civil en sus primeros años de ministerio sacerdotal y pasa a Portugal con un grupo de 10 jóvenes candidatos. Era junio de 1936.Durante su estancia en Portugal, el joven Ignacio desempeña varios cargos o oficios entre los Capuchinos: superior de Valihna en 1936; superior de Oporto en 1938; profesor en Fafe en 1939; superior y director del Seminario Menor y profesor desde 1941 a 1946; superior y párroco de Beja en 1947 y nuevamente desde 1954 a 1956; en 1955 funda la revista Bíblica y la Difusora Bíblica en Portugal, iniciandoasí una prodigiosa campaña de difusión, primero en Lisboa y otras ciudades portuguesas, luego en Madrid, donde funda la Difusora Bíblica en 1965, regresando definitivamente a España al año siguiente, después de vivir 30 años en Portugal.
Europa había quedado pequeña para los grandes proyectos de Ignacio, que en 1986 emprende la tarea de buscar nuevos mundos donde-difundir el mensaje bíblico. Fundaen México también la Difusora Bíblica y la revista Orientación Bíblica. Durante 11 años recorre todos los países de habla hispana con el mismo mensaje: «Consagrar su vida a difundir el Libro de los Libros». También recorrió parte de los Estados Unidos, Canadá y Brasil. Desde 1994 se encontraba de nuevo en Madrid, pero su avanzada edad no fue obstáculo para continuar, en la capital y fuera deella, su labor profética que ejercía con irresistible coraje y entusiasmo. Libros, revistas, opúsculos y numerosas ediciones de los textos bíblicos son algunas de las huellas y el legado de un religioso capuchino que hizo de la Biblia su casa y su vida.
EL PROFETA
Ignacio, con sus 98 años, antes de salir a la calle, metía cada día en su mochila una Biblia, porque lo suyo era dedicarse «al serviciode la Palabra», como dice Pablo, «a tiempo ya destiempo». «Su figura -como la define el P. Montero- elemental y recia, delicada y entusiasta, humilde y convincente, almo grande en cuerpo frágil». Como misionero, profeta y mensajero, era incansable. Su mente no conocía la tregua y siempre estaba ideando nuevos proyectos para ampliar los horizontes del apostolado bíblico. Durante su extensa vidallamó a todas puertas, a palacios y a chabolas, a casas religiosas y a casas de descreídos, barrios lujosos donde corre el dinero y barrios pobres donde corre el hambre y la miseria; recorrió grandes ciudades e insignificantes pueblecillos, hizo del asfalto urbano su púlpito y convirtió la calle en campo de sementera; no le arredraba el cansancio, las distancias, el peligro, ni haber recibido más deun desalentador «portazo» al hilo del «ya te escucharemos otro día», porque Ignacio estaba inflamado del celo bíblico de Jeremías, de la urgencia de Pablo de Tarso, de la sencillez de Job y de austeridad de Juan el Bautista.
«Si ser profeta -dice de él el P. Montero- es vivir desde y para la Palabra de Dios; si ser profeta es tener, desde los criterios de la Palabra de Dios, una visión y unapropuesta alternativa a la mundana, entonces, no hay duda: el P. Ignacio era un profeta, y los verdaderos profetas nunca mueren, porque queda el mensaje, que es la esencia )' el alma del profeta». La revista portuguesa Bíblica dice de él, sin ningún recelo, que «fue el mayor apóstol de la Sagrada Escritura en la segunda mitad del siglo XX y la persona que de modo más persistente dedicó su vida a...
tracking img