Ensayo absurdo y existencial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1630 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ensayo de Lo Absurdo y Lo Existencial

El teatro de lo absurdo al nacer cumple sin saberlo, la misión de abrir las puertas a una nueva revolución imaginaria, esta revolución es el esqueleto sustentar de todo este movimiento.
Una cita muy clara de este movimiento la realizó Samuel Beckett en el año 1953, luego de haber escrito su obra “Esperando a Godot” este destacado escritor señaló “Sisupiera lo que significa Godot lo hubiera explicado en mi obra”
Una obra y pieza fundamental que en definitiva marca el comienzo histórico del Teatro del Absurdo es La Cantante Calva esto permitió que en la década del cincuenta bajo los aspectos del drama de la existencia del ser humano que nos mostraba Sartre y Camus se desarrollara una corriente llamada “Existencialismo” el cual expresa la crisissocial de la época, estos temas tan complejos llevaron a que se comenzara a hablar de la crisis teatral de manera permanente. En nuestra opinión hablar de crisis teatral es una miopía.
En todo caso y admitiendo que muchas cosas están cambiando debería abordarse la investigación bajo dos aspectos complementarios: uno es el de la crisis del teatro el cual atiende sólo a un determinado estilo que ennuestro tema será el drama literario. Esto lo señala Ionesco cuando nos dice “lo surreal está fuertemente aferrado a nuestras manos, a nuestras conversación de cada día”
Con respecto a los escritores del absurdo estos reflejaban la angustia y el escepticismo de la burguesía occidental, donde nos encontramos obras donde no hay un principio integrador, por lo que diera valor por lo que hasta eseentonces se había regido. También eran inexistentes los valores, que carecían de un significado y por ende el comportamiento se transforma en absurdo por su incertidumbre.
Lo que diferencia el teatro del absurdo del teatro existencialista es su forma. Sartre, y sobre todo Camus para expresar el sentido de la existencia, utiliza un estilo tradicional basado en el orden sintáctico, cuidando laestructura escénica, lo que equivaldría a decir.
Ionesco, Beckett, Genet unen el fondo y la forma. Ellos presentan el absurdo en un tratamiento formal el cual es producto de la reflexión de la sociedad la que narrada con un lenguaje mucho más fosilizado, en las que se reflejaban fórmulas vacías, diálogos que en realidad son trágicos, monólogos, preguntas en las cuales no exigen respuesta purosautomatismos paradojas y mucha ingenuidad ejemplo de esto es la siguiente frase “renovar el lenguaje es renovar la concepción de la visión del mundo de Ionesco.
Lo que se puede sacar como conclusión es que estos autores lograron que se perdiera el respeto hacia un texto como un elemento de la escena como nombrábamos antes en el punto de la crisis del teatro. En el cual por un lado la literaturanos abre las vías para un teatro más imaginativo y sensual en especial Ionesco el cual ve la insuficiencia comunicativa del lenguaje y acentúan la significación de los elementos plásticos no literarios del espectáculo. Esto también lo indican los dramaturgos Sartre y Camus cuando indica que el Absurdo pese a su consideración de vanguardia posee motivaciones anteriores que hay que rastrear y el dramaexistencialista de posguerra.
Podemos tratar de reflejar la actualidad teatral de hacer somera investigación de algunos aspecto del teatro del absurdo pese a ser un movimiento con varios lustro de actividad ya casi interrumpida por que interesa su aportación de elementos no específicos literarios pero si teatrales. En las obras de Ionesco la comedia cinematográfica muda supone una influenciadecisiva en el teatro del absurdo, al igual que los hermanos Marx son inspiradores de manera directa y reconocida. Este también señala que si se representan sus obra dentro de 20 años en un mundo pacifico, no serán las ideas lo que mantendrán, sino su construcción particular.
A pesar de todos esos acontecimientos con el proceder del tiempo en el año 1958, el crítico teatral londinense Kenneth...
tracking img