Ensayo-argumento

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 47 (11522 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1) Estructura interna

2) Tema

3) Mensaje

4) Argumento

El libro de “El Nombre de la Rosa” del autor Umberto Eco, inicia cuando el narrador Adso de Melk comienza a narrar uno de los acontecimientos más asombrosos que vivió en su juventud cuando visitó una abadía. Inició diciendo que en aquel tiempo por 1322 Italia pasaba por una difícil situación política, por el emperadorLudovico. Por lo que los padres de Adso decidieron que se fuese con Fray Guillermo de Baskerville, sabio franciscano, quien estaba a punto de iniciar una misión en una abadía lejana de ahí. Adso ante la situación se va con él. (pág. 19-29)

La historia relatada por Adso comienza en prima, cuando Adso y su maestro Guillermo están en la cima de una montaña, con una ligera nevada contemplando la abadíadebajo de ellos. Y poco antes de llegar a la abadía, en el camino ven a un grupo de monjes y servidores que se les acercan, entre ellos venía el cillerero Remigio da Varagine, quien se presentó ante ellos, y al ver a Guillermo, le ordena a uno de los hombres con los que venía que regresara a la abadía a avisarle al Abad que Fray Guillermo pronto llegaría. (pág. 30-35)

Seguido de eso,Guillermo confiado de sí mismo, les dice que el caballo Brunello que buscaban, se había ido por aquella dirección, los monjes confundidos le preguntan a Guillermo cómo sabía dónde estaba el caballo y su nombre, si él nunca antes lo había visto en su vida. Guillermo contesta que lo intuyó todo al ver las pisadas en la nieve. Los monjes le hacen caso y poco después regresan ya con el caballo atado.Estupefactos los monjes regresan a la abadía seguidos de Guillermo y Adso, quienes iban charlando acerca de la deducción de Guillermo. (pág. 35-40)

Poco después en tercia, llegaron a la gigantesca abadía, donde les dieron la bienvenida y los guiaron a sus respectivas celdas. Como los monjes sólo tenían prevista la visita de Guillermo, Adso debía compartir la celda con él. Después de un largo viaje,Adso se recostó bajo una manta, pareciendo ser bulto que cualquiera confundiría, cosa que le ocurrió al Abad, quien entró e ignorando que Adso escuchaba, entabla una conversación con Guillermo explicándole que en la abadía se había cometido un homicidio a un monje llamado Adelmo da Otranto. (pág. 41-48)

Paulatinamente el Abad le pide a Guillermo que resuelva el extraño homicidio de Adelmo,éste accede y le comienza cuestionar sobre las condiciones en que había muerto Adelmo. El Abad le explica un poco y le dice que eso era todo lo que le podía decir, dando a entender que el Abad sabía más de lo que podía decir. También le dijo a Guillermo que les concedía permiso a él y a Adso de andar en toda la Abadía para obtener información sobre la muerte de Adelmo, pero explícitamente le señalaque podían estar en todos lados menos en la biblioteca. (pág. 49- 52)

Pues el Abad le explicó a Guillermo que era un lugar prohibido para todos, menos para el bibliotecario y algunas personas. Guillermo intrigado, le pregunta por qué no podían entrar a la biblioteca, el Abad le dice que no era necesario que él entrase, pues él sería capaz de deducir algo sin haberlo visto como lo hizo con elcaballo Brunello. Guillermo le contesta que así lo hará, y poco después le pregunta al Abad por Ubertino da Casale, si podía ir a verlo, el Abad contesta que sí y sin más que decir el Abad se retira del cuarto. (pág. 53-58)

En sexta Adso se levanta y acompaña a Guillermo en busca del monje Ubertino. Pero durante su trayecto pasan por un jardín de la iglesia que estaba repleto de estatuas, lascuales admiran, algunas que eran exageradamente hermosas, mientras otras eran exageradamente horribles. Cuando estaban observando las estatuas, un monje quien era Salvatore de Monferrate sorpresivamente se les aparece y les grita “penitenciágite”, Guillermo intrigado, le cuestiona sobre qué quiso decir, pero este monje se puso pálido y se alejó rápidamente. (pág. 59- 69)

Pero antes de que...
tracking img