ENSAYO CAZADORES DE MICROBIOS

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (686 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de julio de 2015
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENSAYO CAZADORES DE MICROBIOS.
Anton Van Leeuwenhoek
Hace doscientos cincuenta años que un hombre humilde, llamado Leeuwenhoek, se asomó por vez primera a un mundo nuevo y misterioso poblado pormillares de diferentes especies de seres diminutos.
Antonio van Leeuwenhoek nació en 1632, entre los azules molinos de viento, las pequeñas calles y los amplios canales de Delft, Holanda.
Cuando lenombraron conserje del Ayuntamiento de Delft y le vino la extraña afición de tallar lentes. Había oído decir que fabricando lentes de un trozo de cristal transparente, se podían ver con ellas las cosas demucho mayor tamaño que lo que aparecen a simple vista.
Visitando las tiendas de óptica aprendió los rudimentos necesarios para tallar lentes.
Satisfecho de sí mismo y en paz con el mundo, este tenderose dedicó a examinar con sus lentes cuanto caía en sus manos. Para este hombre, todo lo que caía en sus manos era objeto de experimentación, hasta su misma persona.
Lazzaro Spallanzani
En Scandiano,pueblo del norte de Italia, nació en 1729 otro cazador de microbios. Este continuador de la obra de Leeuwenhoek, era Lazzaro Spallanzani.
Antes de cumplir los treinta años fue nombrado profesor en laciudad de Reggio, donde explicaba sus lecciones ante un auditorio entusiasta que le escuchaba pasmado; allí fue donde dio comienzo a su labor sobre los animalillos.
En los tiempos de Spallanzani elvulgo se inclinaba por la aparición espontánea de la vida. Spallanzani tenía ideas vehementes acerca de la generación espontánea de la vida; ante la realidad de los hechos, estimaba absurdo que losanimales, aún los diminutos bichejos de Leeuwenhoek, pudieran provenir de un modo caprichoso, de cualquier cosa vieja o de cualquier revoltijo sucio.
Louis Pasteur.
Cierto día de octubre de 1831, un niñode nueve años se apartaba, horrorizado, del gentío aglomerado a la puerta de la herrería. En medio de las exclamaciones de pavor de la muchedumbre, el niño percibía el chirrido que brotaba de la...