Ensayo de el diablo de las matematicas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1282 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

El libro de El diablo de los números fue escrito por Hans Magnus Enzensberger, trata de un niño llamado Robert al que no le gustan la matemáticas ya que no les entiende el tiene un maestro gordo que come trenzas.

A Robert no le gustaba soñar por que soñaba con un pez enorme que se lo quería comer.

También soñaba con algo que él quería pero luego encontraba un ratón muertoEl diablillo es un maestro de las matemáticas y el es el que le enseña a Robert todo lo que necesita.

DESARROLLO

La historia comienza con un niño llamado Robert, a Robert no le gustan las matemáticas por qué no las acaba de entender. Tiene un maestro gordo que siempre come trenzas; en fin, hacía mucho que Robert estaba harto de soñar. Se decía: “Siempre me toca el papel de tonto,” y soñabacon un pez enorme que se lo quería tragar, o con un tobogán gigante en el que el gritaba siempre; “auxilio” o “socorro,” bajaba más y más rápido hasta despertar bañado en sudor.

Otro sueño que tenía era que soñaba con algo que él deseaba; ya fuera una bici de carreras con 28 marchas, soñaba la bici en el sótano, al lado del botellero, y hasta sabía la combinación del candado: 12345. Selevantaba, cogía medio dormido, tomaba las llaves y bajaba al sótano, hasta que abría la puerta y hallaba un ratón muerto.

Con el Tiempo descubrió como defenderse de tales maldades. Robert sabía que era puro engaño y no volvió a prestar más atención a la bici. Simplemente la dejaba allí.

En la primera noche el diablillo nos habla de las sutilezas del número uno. Con él podemos llegar a hacernúmeros infinitamente grandes y con los fraccionarios hacer números infinitamente pequeños. También muestra cómo con el dígito uno se forman los otros números.

En la segunda noche, el diablo de los números comenzó a explicarle, sentados los dos en unas setas, tan cómodas como un sillón de hotel y le preguntó su fecha y año de nacimiento, Robert dijo 1986 y volvió a empezar a escribir en el cielo consu bastón y comenzó a explicarle los números romanos.

La cuarta Noche.

Luego el diablo comenzó a enseñarle a sacar rábano o raíz, con muchos ejemplos como el No. 9. Y es eso que ese monstruo escribe tan sencillo que escribe así: √2, entonces: 1x1= 12=1, 2x2=22=4, 3x3=32=9, 4x4=42=16. Así hasta que le puso unos cuadros y lo puso a medir. Esta vez el diablo se alejo de puntillas para nodespertar a Robert. Y así quedó dormido que hasta se acordó que era sábado y los sábados no hay clase.

La quinta Noche.

Robert iba como siempre a su cama, pero ahora su esfuerzo para soñar era en vano, pero luego volvió a soñar al diablo de los números entonces comenzaron a tirar cocos hasta hacer triángulos. Entonces el diablo le dijo que en matemáticas cuadra todo, pelotas de tenis, chocolatesbalones, etcétera. Le dijo “Cuenta cuantos cocos tienen los triángulos de abajo,” el primero no s un verdadero triángulo, tiene un coco, el segundo tiene dos cocos más: 1+2=3, el tercero tres más, 3+3=6, el cuarto cuatro más: 6+4=10. Entonces ¿Cuánto tiene el quinto? y Robert gritó ¡15! “¡BIEN!” dijo el diablo de los números. Entonces podemos bajar y ponernos cómodos.

La sexta noche

Eldiablillo nos presenta a Bonatschi, quien representa a Leonardo de Pisa Fibonacci, al que denomina como su amigo, y la serie de números que llevan su nombre. Con éstos explica las reglas que el matemático encontró y que son muy útiles para entender la multiplicación exponencial. Para explicar el concepto utiliza una pareja de liebres, que se multiplican incesantemente hasta sumergir al afligido Roberten un mar de orejas, convirtiendo su sueño en una pesadilla, de la cual, afortunadamente, logra sacarlo el diablo de los números.

En la octava noche

Robert estaba en la clase, al lado de ellos sus mejores amigos, Albert y Bettina, como siempre los dos est5aban discutiendo “eso era lo que me faltaba ahora sueño con el colegio.” Pensó Robert.

Se abrió la puerta y entró el diablo. Luego...
tracking img