Ensayo de etica para amador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1360 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO QUINTO. ¡DESPIERTA BEBE!

Esto es más que nada como un relato del capítulo anterior, entonces les diré un poco de las travesías del cazador Esaú. Convencido de que para cuatro días que va a vivir uno todo da igual, sigue el consejo de su barriga y renuncia a su derecho de primogenitura por un buen plato de lentejas (Jacob fue generoso al menos en eso y le dejo repetir dos veces). Elciudadano Kane, por su parte, se dedicó durante muchos años a vender a todas las personas para poder comprarse todas las cosas; al final de su vida reconoce que cambiaría si pudiera su almacén repleto de cosas carísimas por la única cosa humilde un viejo trineo que le recordaba a cierta persona: a el mismo, antes de dedicarse a la compraventa, cuando prefería amar y ser amado que poseer o dominar.Tanto Esaú como Kane estaban convencidos de hacer lo que querían, pero ninguno de ellos parece que consiguió darse una buena vida. Y sin embargo, si se les hubiera preguntado qué es lo que deseaban deberás, habrían respondido lo mismo que tu (o que yo, claro) quiero darme la buena vida. Conclusión está bastante claro lo que queremos (darnos la buena vida) pero no lo está tanto en que consiste esode la buena vida. Y es que querer la buena vida no es un querer cualquiera, como cuando uno quiere lentejas, cuadros, electrodomésticos o dinero. Todos estos quereres son por decirlo así simples, se fijan en un solo aspecto de la realidad: no tienen perspectiva de conjunto. No hay nada malo en querer comer lentejas cuando se tiene hambre, desde luego: pero en el mundo hay otras cosas, otrasrelaciones, fidelidades debidas al pasado y esperanzas suscitadas por lo venidero, no sé, mucho más, todo lo que se te ocurra. En una palabra, no solo de lentejas vive el hombre. Por conseguir sus lentejas, Esaú sacrifico demasiados aspectos importantes de su vida, la simplifico más de lo debido. Actuó, como ya te he dicho, bajo el peso de la inminencia de la muerte.
La muerte es una gransimplificadora: cuando estas a punto de estirar la pata importan muy pocas cosas (la medicina que puede salvarte, el aire que aun consiente en llenarte los pulmones una vez más..).La vida, en cambio, es siempre complejidad y casi siempre complicaciones. Si rehúyes toda complicación y buscas la gran simpleza (¡vengan las lentejas!) no creas que quieres vivir más y mejor sino morirte de una vez. Y hemos dichoque lo que realmente deseamos es la buena vida, no la pronta muerte. De modo que Esaú no nos sirve como maestro.
La mayor complejidad de la vida es precisamente esa, que las personas no son cosas. Al principio no encontró dificultades: las cosas se compran y se venden y Kane compro y vendió también personas. De momento no le pareció que hubiese gran diferencia. Las cosas se usan mientras sirven yluego se tiran: Kane hizo lo mismo con los que le rodean y se diría que todo marchaba bien. Tal como poseía las cosas, Kane se propuso poseer personas, dominarlas, manejarlas a su gusto.
Nadie es capaz de dar lo que no tiene ¿verdad?, ni mucho menos nada puede dar más de lo que es.
Yo creo que la primera e indispensable condición ética es la de estar decidido a no vivir de cualquier modo: estarconvencido de que no todo da igual aunque antes o después vayamos a morirnos.

CAPITULO SEXTO. APARECE PEPITO GRILLO

¿Sabes cuál es la única obligación que tenemos en esta? Pues no ser imbéciles. La palabra imbécil es más sustanciosa de lo que parece, no te vayas a creer. Viene del latín báculos que significa bastón: el imbécil es el que necesita bastón paracaminar. Que no se enfaden con nosotros los cojos ni los ancianitos, porque el bastón al que nos referimos no es el que se usa muy legítimamente para ayudar a sostenerse y dar pasitos a un cuerpo quebrantado por algún accidente o por la edad. El imbécil puede ser todo lo agil que se quiera y dar brincos como una gacela olímpica, no se trata de eso. Si el imbécil cojea no es de los pies, sino del...
tracking img