Ensayo del elogio de la locura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3487 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El elogio de la locura
Erasmo de Rotterdam
“Ensayo”
Introducción
Se comprende el erasmismo en tiempos de Carlos I, para hacer vibrar muchos impulsos dormidos, para revelar una posición satírica contra las prácticas rutinarias de una catolicidad sólo externa, para originar un arquetipo que había de cristalizar en Cervantes.
Puede decirse que el predominio erasmista en España abarca unosquince años. Primero halla el terreno preparado por los “alumbrados” que profesaban un cristianismo sin ritos basados en la Biblia y despreciando todo formulismo. La raza más avanzada de este movimiento era heterodoxa, mientras que la moderada podía ser compatible con la Iglesia.
En 1526 todo español culto se preciaba de haber leído la traducción castellana de los Colloquia erasmianos. El propio LuisVives escribía a Erasmo elevando el éxito de sus traducciones en España.
Al morir Erasmo en 1536, empiezan las prohibiciones de sus obras. La reacción antierasmista saboreaba su triunfo.
El Elogio de la locura es, junto con los Colloquia, tal vez su única obra que todavía se lee, no por puro interés erudito o curiosidad, sino por su propio valor. Lo demás sólo se estudia actualmente desde unpunto de vista puramente histórico, para ponerse en relación con su personalidad o con su tiempo. Es, en efecto, su mejor obra. Nos referimos a la obra más conocida de Erasmo, pero es mucho más exacto, quizá, referirnos más que a “locura” a “estulticia” o “necedad”. Según algunos estudiosos de la obra, el concepto de locura es más restringido y no puede aplicarse en todas las páginas de la obra,donde aparece ese término sin destruir el sentido. El propio Erasmo distingue claramente la locura de la necedad o la estulticia. Estulticia posee una mayor raigambre latina. Por el contrario, necio o necedad son dos conceptos muy utilizados por los clásicos castellanos del Siglo de Oro.
El mundo como escenario de la locura universal; la locura como elemento indispensable para hacer posible la viday la sociedad, y todo ellos puesto en boca de la Locura en persona, que en una defensa de su propio poder y utilidad, se alaba a sí misma.
Desarrollo
Que se diga de mí todo lo que se quiera (ya sé que la Locura es detractada continuamente incluso por los más locos), sin embargo soy yo y solamente yo quien, por mis influjos divinos, esparzo la alegría sobre los dioses y los hombres.
Nadie ignoraque la primera edad de la vida es la más grata y venturosa de todas. ¿Qué es lo que en los niños nos mueve a besarlos, a mimarlos y a acariciarlos y que hasta tiene la virtud de enternecer el corazón de los enemigos? ¿Qué es, repito, lo que hace nacer este encanto, sino el atractivo de la ignorancia y candor con que la prudente Naturaleza ha adornado a los pequeñuelos, como si de esta manerahubiera querido premiar los trabajos que procuran en su crianza y hacer más llevaderos los esfuerzos que exige su protección? Y a esta edad sucede la adolescencia. ¡Qué agradable es a todos! ¡Qué propicios hace a los demás su propia inocencia! ¡Con qué solicitud se la ayuda y se le tienden las manos en su auxilio! Y ahora os pregunto: ¿de dónde proviene ese encanto de la juventud si no es de mí, que,rodeándoles de inexperiencia, hago que por lo mismo se encuentren exentos de todo cuidado? Y si creéis que no es así no tenéis sino fijaros en que el adolescente, a medida que va madurando, adquiere mayor volumen de conocimientos, ya por la experiencia de la vida, ya por el estudio de las ciencias, y entonces su hermosura de antes se altera, su alegría palidece, su gallardía desmaya, se enfría sudonaire y disminuye su vigor.
La locura dice: “Sin mi, el mundo no puede existir ni por un momento, pues, ¿no está lleno de locura todo lo que se hace entre los mortales?, ¿no lo hacen locos y para locos? Ninguna sociedad, ninguna convivencia pueden ser agradables o duraderas sin locura, de modo que el pueblo no podría soportar a su príncipe, el amo a su sirviente, la doncella a su señora, el...
tracking img