Ensayo del libro los hornos de hitler

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2460 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El libro “Los Hornos de Hitler”, fue escrito por una mujer, una de las pocas que sobrevivieron a los campos de concentración de Auschwitz y Birkenau, durante la época de la segunda guerra mundial. En éste, la autora Olga Lengyel, una escritora rumana, narra su terrible experiencia, una pesadilla de horror, con lujo de detalle.
La historia trata de una bella familia, de la cual Olga Lengyel esparte, una familia próspera y feliz, conformada por los abuelos, los padres de Olga, ella y su marido y sus dos hijos. Olga y su esposo se especializaron en la medicina, ella era enfermera y su esposo, Miklos Lengyel, Doctor cirujano. Juntos atendían su propio hospital llamado Cluj-Napoca. A pesar de la grave enfermedad de su padre, Olga y su familia llevaban una vida muy feliz. Todo iba muy bien,hasta que las fechas de la Segunda Guerra Mundial se acercaban. Debido a las dificultades de la guerra y al poder que tenía Alemania en aquel momento (entonces liderada por el régimen NAZI, por Hitler), ella y su familia se vieron obligados a despojarse de todas sus pertenencias, entre ellas su hospital, propiedades, objetos de valor, etc. A su vez fueron deportados por guardias alemanes a camposde concentración en Auschwitz y Birkenau.
Durante el viaje de ida, el cual duro una semana, los deportados fueron sometidos a pasar condiciones inhumanas. La principal de ellas fue que tuvieron que meterse 96 hombres, mujeres y niños en un solo vagón, el cual era destinado para únicamente 8 caballos, entonces, se podrán imaginar que tan apretados unos con otros irían. No se les fue brindada aguani comida, más que la suficiente para “sobrevivir” hasta llegar, aunque algunos, ni siquiera llegaron con vida. Estas personas murieron porque no pudieron aguantar el hambre y la sed, otros porque contrajeron enfermedades debido también a esto, y como todos estaban apretujados, los contagios se hicieron presentes. La falta de espacio vital, el hambre, la sed, las enfermedades y los problemas parair al baño, fueron los que tuvieron que soportar los inocentes deportados.

Finalmente, después de mucho tiempo, al llegar a los campos, inmediatamente fueron despojados de todas sus pertenencias como comida alguna, prendas valiosas, etc. Y fueron sometidos a una “selección”, en la cual eran divididos en dos grupos, simple y sencillamente izquierda o derecha, los viejos y los niños a laizquierda, o sea, directo a la muerte (eran enviados a la cámara de gas y luego a los crematorios), y los adultos a la derecha, éstos eran destinados a trabajar en los campos como reos. Aquí, fue donde separaron a Olga de toda su familia, le quitaron a sus padres y a sus dos hijos, y mandaron a su esposo a un campo para hombres (ya que así los separaban).
Bueno, de manera resumida, tuvo por dos años quesobrevivir a condiciones verdaderamente horribles, inhumanas, inimaginables, casi indescriptibles. A diario se levantaba temprano para primero ser sometidas a una selección, en las cuales elegían a las más “inútiles”, y eran mandadas a la muerte. Después, eran obligadas a realizar trabajos extremadamente duros, pero sobre todo inútiles. Nadie ahí podía quejarse, preguntar, dar su opinión o algoparecido, porque lo que recibirían serían golpizas o hasta un tiro de revólver. A veces, las dejaban todo el día bajo el aniquilante sol arrodilladas, sin ser brindadas de la más mínima cantidad de agua. Todas morían de hambre, no sé qué era peor, la poca cantidad de comida que les daban, o la escoria que les daban de comer, que era una especie de “sopa” de un color amarillento y sabor asqueroso.Eran muy suertudas las que podían encontrar un pan tirado por ahí, un incluso una pasta dental. En la noche, tenían que meterse todas en un cuarto muy chico, en el cual ninguna tenía el espacio suficiente para moverse libremente. Dormían en una especie de camastros llamados koias, las cuales eran muy rígidas y las prisioneras debían dormir amontonadas de cuatro o cinco por camastro. Algunas caían...
tracking img