Ensayo: dios y religión

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1407 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ensayo sobre Dios y Religión
Ayer me invitaron a asistir con Biblia en mano a una congragación religiosa nueva para mi, y cuando indague un poco me di cuenta que como la mayoría (la religión X adora a Jesús, la Y a Jehová, la Z a Krishna, unos se llaman carismáticos, otros cósmicos, etc) confluyen al mismo punto, a la búsqueda externa de un dios que es el que avala o desautoriza que una piedrase mueva (si dios quiere…), que es el fiador de todos (que dios le pague…) y el único que nos puede salvar, aunque todavía no tengo muy claro de que. Lo curioso es que entre mas proliferan estos movimientos y religiones que pregonan el amor al prójimo, mas abunda la desunión, el odio y el egoísmo entre los humanos. ¿Sera posible que las religiones principalmente sirvan para dividir al hombre yalejarlo más del concepto de Dios? Y si aceptamos aquella conocida frase que dice “dios es amor” ¿Sera que esos dioses descritos en la literatura sagrada de todas las religiones del mundo representan ese concepto?

Las bases principales de esos credos reposan en libros que atribuyen el grado de sagrados, llámese Corán, Bhagavad Gita, Ramayana o en el caso del occidente La Biblia. Pero si nosadentramos en los fascinantes relatos de sus paginas, La Sagrada Biblia en nuestro caso, encontramos horrorosas historias, especialmente en el antiguo testamento, donde abunda de todo menos amor. Todo el sangriento Pentateuco, conformado por los cinco primeros libros de la biblia supuestamente escritos por Moisés, a cuyo lado el periódico mas amarillista parecería una tierna historia de Corin Tellado,narra las aberraciones de un dios, sus obsesiones por el asesinato (Éxodo 32, 26-29), la forma como mandaba a sus secuaces a masacrar sin contemplaciones a hombres, mujeres, niños y animales (2 Samuel 12, 31 ; Deuteronomios 2, 34), como ordenaba saquear pueblos y se pedía gran parte del botín, incluyendo además de oro a mujeres vírgenes (Números 31, 22 – 35), como pedía continuas y exageradasofrendas de carne y sangre de animales a sus materifes (1 Reyes 8, 63 – 64) además de los sacrificios humanos (2 Samuel, 6 – 9 ; Números 25, 4), como profesaba una misoginia extrema (Éxodo 21, 7 ; Levítico 15, 19 ; 27, 1 – 5 ; 27, 3-7 ; 21,9 ; Deuteronomio 22, 13 - 21 ) y pregonaba la ley del Talión, “ojo por ojo, diente por diente” (Deuteronomio 19, 21) y cuyos frecuentes ataques de incontrolable irasolo eran aplacados con el olor de suculentos asados de tripas y cebos de los inocentes animales sacrificados que asi limpiaban los pecados que a diario cometían los israelitas, ese olor, como si se tratara de un animal rabioso era lo que usaban para calmarlo (Levíticos 1, 9 y 1, 17). También narra como estigmatizaba a enfermos, leprosos, ciegos, cojos, lagañosos, personas con cataratas o pieplano (Levíticos 21, 18 – 20 ; Números 5, 1), de cómo le asqueaba pisar excrementos en sus anunciadas visitas al campamento, quizás no concebía untar sus lustrosas botas de estiércol (Deuteronomios 23, 11 - 14) pero no tuvo ningún reparo en mandarlos a comer mierda en uno de sus excéntricos castigos ().

Este personaje que según relata ese mismo libro, esta muy lejos de un ser un dechado de amor, decomprensión y de perdón, hoy sigue gozando de una gran aceptación a nivel mundial bajo diferentes denominaciones y no es extraño que los movimientos religiosos que lo invocan, hoy en día encarnen las mismas características guerreristas de su líder ( 1 Samuel 17, 47).

Seres evolucionados como el histórico Jesús de Nazaret vinieron puntualmente a denunciar las atrocidades de este personaje, adar un mensaje de liberación, a demostrar y decir directamente la verdad (“la verdad os hará libres”), pues el Padre a quien describía en sus sermones y disertaciones según los evangelistas del nuevo testamento era totalmente opuesto al Dios del pueblo de Israel, hasta el punto de expresar literalmente que aquel dios era el diablo (Juan 8, 32 - 44). Quizás el mensaje también literal cuando afirmo...
tracking img