Ensayo literario de: hasta no verte jesus mío

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6675 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hasta no verte Jesús mío
Algún día que llegue ya no me va a encontrar; se topará nomás con el puro viento. Llegará ese día y cuando llegue, no habrá ni quien le dé una razón. Y pensará que todo ha sido una mentira.
-Jesusa

Elena Poniatowska
Nació el 19 de mayo de 1932. Para el año de 1954 comenzó su carrera periodística en México. Trabajó en el periódico Excélsior, y en el año siguientecomenzó su participación en el periódico Novedades, que continuaría prácticamente durante toda su vida. En la actualidad escribe para el periódico La Jornada. Las entrevistas realizadas a autores mexicanos y extranjeros tuvieron resultados exitosos; más tarde algunas de ellas las reunió en “Palabras cruzadas” (1961) y en “Todo México” (1990). Poniatowska escribió en numerosas publicaciones, tantonacionales como internacionales.
El primer libro que publicó fue una colección de cuentos llamada “Lilus Kikus”, seguida en 1963 por “Todo Empezó el Domingo”. Mientras tanto en 1955 tuvo a su primer hijo, Emmanuel. En 1965 viajó a Polonia con su madre, desde allí envió a Novedades una serie de crónicas en las que "cuestionaba el sentido de moral establecido, el de justicia y en general, el absurdode la vida". A pesar de sus orígenes aristocráticos, Poniatowska pertenece políticamente a la izquierda y es defensora de los derechos humanos, influyéndolos mediante sus puntos de vista sobre los sectores intelectuales más prominentes de México.
Su reconocimiento internacional vino gracias a sus libros de testimonios: “Hasta no verte, Jesús mío” (1969), novela basada en un larga entrevista a“Jesusa Palancares”, y especialmente con “La noche de Tlatelolco” (1971), acerca de la matanza, principalmente de estudiantes, ocurrida el 2 de octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas. En el mismo año Poniatowska se casó con el astrofísico mexicano Guillermo Haro (1913-1988), con quien tuvo dos hijos más: Felipe y Paula

Hasta no verte Jesús mío
Trama
Este es el testimonio de latercera vez que Jesusa regresó a la tierra, en la cual ha sufrido más, pues en la pasada fue reina. Lo supo cuando en una videncia se vio la ropa que llevaba puesta. Estaba con un vestido de reina, grande y con mangas anchas, lleno de adornos. Para la siguiente vida fue todo lo contrario. Era muy masculina, de niña siempre le gustó jugar a la guerra, a la rayuela, al trompo, a las canicas, a lasluchas, a las patadas, puras cosas de hombre; puro matar lagartijas a pedradas o reventar iguanas contra las rocas. Le gustaba jugar con los niños, pero una vez que se cansaba de ellos, se subía a los arboles, los agarraba a pedradas y los descalabraba.
Su mamá, María Hernández, nunca la regañó ni le pegó. Era morena igual a Jesusa, chaparrita, y cuando se murió nunca volvió a jugar. Su papá, FelipePalancares, se buscó a otra mujer; aquella señora era muy tomadora. Su padre hacía lo que Jesusa quería. Cuando era chiquilla la consentía mucho, pero no era cariñoso. Un día, la nueva mujer de Don Felipe, se fue a la cantina a gastarse lo del mandado con otros hombres. Jesusa se enteró; juntó muchas piedras. Al momento que regresaba de la cantina, la agarró a pedradas y terminó por correrla. Alpoco tiempo llegó una nueva mujer a la casa. Tampoco era buena, quería embrujar a Don Felipe. Cuando le hacia la comida, le echaba polvo de uñas de los pies, que se raspaba a escondidas. Duró unos siete u ochos meses, hasta que Jesusa se hartó y la corrió.
Don Felipe dejó el trabajo de peón de ferrocarril. Se mudaron a Salina Cruz; ahí se hizo velador y estibador. Le tocaba cargar un barco enel día; descargar otro en la noche. Si al alba no había terminado, seguía al otro turno hasta las cinco de la tarde. En eso llegó Efrén Palancares, el hijo mayor. Era muy prieto, un borracho perdido. Se vivía la vida en las cantinas. Pocas veces llegaba a la casa. Si llegaba, nomás era para que su padre le pegara porque nunca andaba en su juicio. Duraba ocho o quince días en la casa y se volvía...
tracking img