Ensayo: ser un buen terapeuta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3200 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ser un (buen) Terapeuta

por Franco Mascayano T.

...Este paciente estaba describiendo, en realidad, el proceso del conocimiento emocional. Las interpretaciones de terapeutas que no han descubierto nunca la verdadera historia de su infancia pueden perturbar este proceso, o también alterarlo, frenarlo, dilatarlo, e incluso impedirlo, o bien reducirlo al nivel del conocimiento intelectual. Puesel paciente estará dispuesto a renunciar muy pronto a la alegría del descubrimiento y de la propia expresión para adaptarse a los planes de u terapeuta…por miedo a perder la simpatía, comprensión y empatía que ha estado esperando a lo largo de toda su vida (…) si cede a este miedo y se adapta, el tratamiento se deslizará hacia el plano del falso Yo, y el verdadero permanecerá oculto y atrofiado.De ahí que sea importante que el terapeuta no tenga que formular, movido por su propia necesidad, contextos que el paciente está precisamente a punto de descubrir con ayuda de sus sentimientos… (Miller, 2001, pág. 93)

Tal como es afirmado por Miller, la explicación más común y frecuente que se articula para explicar el ‘porqué’ ciertos individuos optan por la profesión de psicoterapeuta, hacereferencia a una suerte de ‘trastorno en su vida afectiva’, que estaría enraizada en algunos conflictos no resueltos en su niñez. Dichas carencias infantiles constituirían una personalidad característica, que generalmente se inclinaría a la hipersensibilidad, comprensión a toda prueba, y excesiva disponibilidad frente a sus padres, en una primera instancia, y frente a todos los demás,extrapolándolo a su vida más adulta. Tal patrón de personalidad, que Miller denomina ‘falso Yo’, estaría presente en muchas de las personas que se deciden por cursar talleres psicoterapéuticos; corriendo el riesgo de transferir sus necesidades y carencias al propio paciente, el cual podría reaccionar igual como el terapeuta reaccionó frente a sus padres en el pasado: adaptándose, comprendiendo, y adoptando unaconducta autónoma, pero basada en una autosuficiencia y autoconcepto falso. Ahora bien, al ser yo mismo un estudiante que está inmerso en una formación clínica-terapéutica, ¿qué tan cierta me parece la explicación esbozada por la autora, acerca de las carencias infantiles presentes en estudiantes de terapia?; si la respuesta se acercase a un ‘si, muy cierto’, ¿cuáles serían los conflictos noresueltos con mis padres y entorno familiar que habrían gatillado mi elección profesional?; además, si logro identificar algunas de éstas necesidades, ¿cómo me afectarían en un proceso terapéutico futuro, y qué medidas podría tomar para resguardarme de transferencias no deseadas a mis pacientes?; y por último, luego de todo un semestre de indagación en mi pasado, tanto individual como familiar, ¿quéexplicación tengo hoy para comprender el por qué elegí la carrera de psicología?. En los siguientes pasajes intentaré responder a cada una de éstas interrogantes, mezclando los planteamientos de la misma Miller, y mis propias reflexiones acerca de mi historia personal.
En la obra ‘El drama del niño dotado’, Alice Miller comenta que nuestra historia familiar, sobre todo lo referente a nuestraprimera infancia, podría incidir agudamente en nuestra decisión por carreras como psicología clínica, psiquiatría, trabajo social u otras, en las que nos desempeñaremos como futuros terapeutas. Ésta capacidad ‘ultrasensible’ que se comenta al principio, y que parecería una de las características comunes en casi todos los estudiantes de las careras ya mencionadas, se habría forjado en base a unaadaptación temprana en nuestra niñez, que habría llevado a la necesaria represión de nuestros ‘reales’ necesidades de amor, respeto, comprensión, y ‘reflejo’. El niño logra percibir, desde muy pequeño, ciertos intereses o deseos inconscientes por parte de los cuidadores, y comienza a actuar conforme a sus designios. Lentamente el infante logra adquirir tal ‘forma de ser’, haciéndola suya, olvidando o...
tracking img