Ensayo sobre el agua

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3783 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 13 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPiTULO VII
DE MUCHAS REGLAS A UN HABITO
-1-
Mientras se hallen ustedes en la etapa de aprendizaje de la
lectura. tendrán que releer un libro más de una vez. Si éste es
digno de ser leído. tiene derecho a que 10 lean por 10 menos tres
veces. .
Con el objeto de que ustedes no se alarmen ante las deman-
das que se les van a hacer. me apresuro a decides que el lector
expertopuede llevar a cabo estas tres lecturas al mismo tiempo.
Lo que yo he clasificado como "tres lecturas" no tienen que
serlo necesariamente en cantidad. Son. hablando con exactitud.
tres modos de leer. Hay tres "maneras" de leer un libro; para que
sea bien leído. cada libro debe leerse en estos tres modos cada vez
que se lee. El número de veces diferentes que puedan ustedes leer
conprovecho algo depende en parte del libro y en parte de las
condiciones de ustedes como lectores. de su ingenio y aplicación.
Repito que sólo al principio deben llevarse a cabo separada-
mente los tres modos de leer un libro. Antes de ser experto. no
les será posible unir una cantidad de actos diferentes y obtener
una acción compleja. y armoniosa. No se pueden poner los diver-
sas partes de latarea, una dentro de la otra, de modo que coinci-
dan y se fusionen íntimamente. Cada una merece una atención
completa mientras se realiza; luego de haber practicado las partes
por separado, no sólo les será posible llevadas a cabo con mayor
facilidad y menor atención. sino que también. gradualmente, po-
drán coordinarla y obtener un todo que funcione satisfactoria-
mente.
Nada delo que estoy diciendo en este caso deja de ser cono-
cimientos generales acerca de una destreza compleja. Sólo deseo
asegurarme de que ustedes comprenden que aprender a leer es algo
cuando menos tan complejo como aprender a escribir a máquina
o a jugar al tenis. Si pueden ustedes traer a su memoria la pa-
ciencia que tuvieron en cualquier otra cosa que aprendieron. tal
vez se sientaninclinados a ser más tolerantes con un maestro que
en breve les va a enumerar una larga lista de reglas para la lectura.
112

MORTIMER J. ADLER

Los psicólogos experimentales han puesto al proceso de
aprender bajo un cristal. para que cualquiera pueda examinado.
Las curvas del aprendizaje que pan urdido en laboratorios, en
incontables estudios realizados sobre toda índole dehabilidad
manual. demuestran gráficamente los progresos de un grado de
práctica a otro. Deseo atraer la atención de ustedes hacia dos de
sus descubrimientos.
El primero se llama "la meseta del saber". Durante una
serie de días, en los cuales se ejecuta una acción tal como escribir
a máquina o recibir informes telegráficos en el sistema Morse, la
curva señala mejoras tanto en rapidez como enla reducción de
errores. Luego, súbitamente, la curva toma la posición horizon-
tal; durante algunos días, el alumno no puede realizar progresos.
Su dura tarea no parece obtener resultados sustanciales ya sea en
velocidad o en precisión. La regla que afirma que cada partícula
de práctica contribuye a la perfección del todo, parecería fallar
en este caso. Entonces. del mismo modobrusco, el alumno emer-
ge de la meseta y comienza a ascender nuevamente. La curva que
registra sus progresos vuelve a reflejar nuevos progresos de día
en día; y esto continúa así; aunque tal vez con una aceleración
levemente disminuída, hasta que el que aprende llega a otra meseta.
Las mesetas no se encuentran en todas las curvas del apren-
dizaje, sino únicamente en aquellas que registranla marcha a re-
correr para la consecución de una habilidad compleja. En reali-
dad, cuanto más compleja sea la acción a ser aprendida, mayor
es la frecuencia con que aparecen tales períodos estacionarios. No
obstante, los psicólogos han descubierto que el aprendizaje pro-
sigue durante estos períodos, pese a hallarse oculto en el sentido
de no poner de manifiesto sus efectos...
tracking img