Ensayo sobre la alimentación mexicana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1827 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Daniel Alejandro Romero Muñiz

PAN A LA CARNE Y VINO A LA SANGRE
(Ensayo sobre la alimentación mexicana)

Riqueza, de la forma que sea, es propiedad del ser humano promedio; el sabor provenido de vehemencias y violencias, el manjar la fuente enriquecedora.

Sabemos, ya que saber no es sinónimo de verdad, que los tacos de cabeza, de buche; las quesadillas de deshebrada, picadillo; elpozole, el menudo, el caldo de espinazo; la moronga y la longaniza son parte indiscutible de nuestra “tragazón”. Estos “deliciosos” platillos nos distinguen de los otros países, completan la alimentación de nuestros cuerpos y […] erradican la sensibilidad de seres razonables.

El mexicano se imprime en cada bocado, es una imagen verde, blanca y roja; compuesta por una mesa, un plato, uncomensal y el ya imaginado entorno. Somos carnívoros, casi todos los platillos de comida mexicana, requieren carne, incluso las enchiladas o los chiles rellenos. Pero, los hispanos y chilangos, ¿somos carnívoros por naturaleza o por cultura?

“El carácter de los mexicanos es un producto de las circunstancias sociales imperantes en nuestro país, la historia de México que es la historia deesas circunstancias, contiene la respuesta a todas las preguntas” (Octavio Paz, 2004, p. 78).

El mexicano se siente amo de todo cuanto pueda tener, incluyendo vidas. Pretende ser dueño de los hijos, de la pareja y del televisor. Toda la naturaleza y sus derivados han sido creados para nuestro bien, únicamente para ser dominado por nosotros, seres pensantes.

Es una lástima que lospajaritos caigan en manos de un mexicano tradicional, van a convertirse en un adorno con movimiento realista, serán prisioneros de las pequeñas cárceles y sus dueños carceleros los alimentarán evitando en ellos la gran fatiga de conseguir los alimentos por propia cuenta. Reducirán su enorme espacio de libertad al pequeño espacio de un juguetero con forma de jaula. Esto mismo pasa con los pececitos,con la adición de que estos tienen que nadar entre su excremento.

Una bonita ilusión [en toda la extensión de la palabra] es arraigada en la vida por algunas mentes:

¡Vamos a criar estas gallinitas vieja, dales bien de tragar pa’ que se pongan bien gorditas!

Estas gallinas son objetos que pueden incrementar su tamaño y cumplir su misión en la vida (o en la muerte) deser devoradas por las bocas que las alimentaban, mejor dicho, que las engordaban.

Una mañana, de camino a la capital del país, en plena carretera pude apreciar un camión de gallinas. Había cientos de cajas con gallinas vivas dentro, todas apretadas, una sobre de la otra, parecía un camión de coles o de almohadas.

Como Octavio Paz dice “El hombre, nos dice el mexicano, es uncompuesto, y el mal y el bien se mezclan sutilmente en su alma” (2004, p. 37).

No tiene importancia en su procedencia sino en lo que es, el placer de comer una de estas gallinas, al igual que cualquier otro animal, se tiene en un momento, simplemente es. Somos egoístas, no importa lo demás siempre que estemos bien. No queremos se nos quite el disfrute, por ningún motivo, incluso no hacemos casoa la propia conciencia. “De esa masa estamos hechos, mitad indiferencia mitad ruindad” (Saramago, 2006, p. 40).

El ateísmo o el teísmo inactivo, característico del mexicano contemporáneo, impide ver más allá de la materia, estos ojos de carne sirven para ver carne y la lengua para comérsela.

“Besa esa lengua, mastícala, siente como se destroza y deja salir su delirante sabor”.Todo queda en la superficialidad, que dice “Junta riquezas en esta tierra, vive con excesos que no hay nada más”. El cristiano vive como si no fuera, por debajo del conocimiento de sí mismo está el no creer en una recompensa celestial. Todo es materia.

La materia aunque animada sea, no tiene alma, un alma con que defender su postura natural de la vida. Los animales están muertos...
tracking img