Ensayo sobre las corrientes literarias y dramaturgas de los siglos xix y xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1213 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
"La contracultura no es más que un proceso de la cultura misma".

Para poder comprender qué es la contracultura tendríamos que primero comprender qué es la cultura. La forma, tal vez, más evidente en que se muestra la identificación de los individuos con una cultura es en la aceptación de símbolos, valores éticos y morales que actúan como reguladores para preservar el orden de la sociedad. Lacontracultura es el deseo de romper ese estatus quo, forjadores de la identidad inconformista.

Doy inicio al análisis con esta afirmación porque me parece es la descripción justa ante las variantes del mundo del arte, en este caso de las artes dramáticas, durante los siglos XVIII, XIX, XX. Variantes que derivan desde la complejidad del renacimiento y las nuevas formas de plantearse la existenciaa partir de un positivismo absoluto, el ingenio romántico para salvaguardar las concepciones místicas del arte, hasta las rebeldías combatientes de las vanguardias.

Defino estos movimientos del arte como contraculturales porque tenían una clara intención de revelarse ante cánones establecidos por las corrientes artísticas y filosóficas que les antelaban, su intención primordial es romper conel status quo. Estas resistencias han sido generadas ante la imperante necesidad de librarse de las imposiciones sistemáticas, en los marcos sociopolíticos y económicos, de cada contexto histórico. Imposiciones que limitan el desarrollo de las sociedades, que se desenvuelven en la diversidad, y que además confinan la creación de mentes creativas.

Justamente ante estas represiones nace lanecesidad de liberar la creación, una liberación paulatina que llega incluso hasta el teatro del absurdo. El teatro del absurdo no es un movimiento ni una escuela sino un término que se acuñó a los dramaturgos de mediados del siglo XX que pretendían sobre todo dejar de utilizar las formas clásicas de teatro occidental y que pretendía un rompimiento escénico con cualquier hecho que pudiera apegarse a loque por normativa reconocemos como real.

Durante la evolución de estas corrientes artísticas y creativas permaneció un constante desafío de retornar a planteamientos pasados y de rescatar de ellos algunas características. Esto hasta las vanguardias, donde suscita un revuelo diverso de posturas mucho más críticas que rompen de alguna forma con los continuos retornos a los cánones establecidos enotras épocas.

Y hablo de un constante desafío porque podemos establecer un análisis lineal y cronológico de las evoluciones del pensamiento artístico. En siglo XVIII al inicio hay una tendencia de la tradición barroca: decoración desmesurada e irracional, con narraciones populares, manierismo del artista. Le continúa un cambio hacia el neoclasicismo: periodo racional, mesurado, rescate de loclásico Grecolatino, imitación de la naturaleza, de lo verosímil, importancia de las reglas se que contrapone al manierismo, despotismo ilustrado. Finaliza con una tendencia al prerromanticismo: rechaza las reglas, prefiere lugares esotéricos y místicos.

El siglo XIX da inicio a un romanticismo que no tiene una duración prolongada: tiene una ruptura con el clasicismo, sentimiento frente a larazón, al igual que el prerromanticismo prefiere lugares esotéricos y místicos, trágico, la exaltación del “yo”, la creatividad frente a la imitación, el liberalismo. Le sigue el moviendo realista; el positivismo que marca el retorno a la ciencia y avances técnicos, uso minucioso de la descripción, rechaza lo sentimental, demuestran una relación mediata entre las personas y su entorno económico ysocial, extiende su visión a la burguesía. Continúa el naturalismo: la fisiología es el motor de la conducta de los personajes, demuestra una relación mediata entre las personas y su entorno económico y social, denuncia social, extiende su visión a las clases desfavorecidas.

Entre siglo XIX y XX tenemos en transición el modernismo que además cobra relevante importancia en Hispanoamérica porque...
tracking img