Ensayo sobre los chilenos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1046 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 25 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Chileno aquí y en la quebrá’ del ají.

Hablar de la identidad chilena me obliga a revisar numerosos hechos cotidianos, que no requieren una investigación o indagación demasiado exhaustiva, sino que con tan solo recurrir al diario vivir ya tengo los elementos necesarios que me permiten calificar la identidad chilena.

Hay muchas situaciones que son comunes a todos y por lo mismo es posiblehacer una clasificación generalizada de cómo es el chileno y cómo se desenvuelve dentro de su entorno. Variadas son las actitudes que podemos adoptar frente a lo que está ocurriendo alrededor nuestro, puede ser de manera objetiva, consciente, justa y crítica.

Pero no me refiero a esa crítica en la que nos sentamos frente al televisor, mientras observamos una infinidad de imágenes (que nos muestrantragedias y barbaridades sociales, además de la incompetencia e imbecilidad política, cuando van y vienen ‘dimes y diretes’ tratando de evadir esa responsabilidad que, al final de cuentas, nos pertenece a todos) sentimos cómo poco a poco desde las entrañas de nuestro ser va surgiendo una especie de verborrea que arrasa con todo lo que está alrededor, pero que no es suficiente para derribar lascuatro paredes entre las que nos encontramos y poder salir a las calles, denunciar la problemática existente y sufrir esa metamorfosis, convirtiéndonos en maquinas útiles y eficientes. “La flojera conformista viene en el ADN”.[1]

Sin embargo el chileno tiende a ser, más bien, ‘dejado de mano’. Preferentemente todo debe estar magistralmente acabado, pues para eso hay gente competente, con bastanteexperiencia, conocimiento y con todas las herramientas indispensables, para llevar a cabo, de forma afanosa y comprometida, su labor. Irónicamente es a esa gente a quien criticamos.

El pasado terremoto, ocurrido el 27 de febrero del presente año, fue una gran sacudida para el país que tuvo mucha resonancia a nivel económico y estructural. No obstante pareciera que no fue de bastante intensidadcomo para producir estragos a nivel de actitud. Todos fuimos testigos de la astucia y la procacidad de muchos individuos que energúmenamente se encargaron de saquear todo lo que se les interponía en el camino como si fueran rabiosos perros sedientos y hambrientos de inútiles pertenencias. Además del tsunami que horrorosamente abatió con todo lo que encontró, surgió este maremoto de entesinconscientes y arribistas. Y mientras lo demás, agraviados, presenciábamos estupefactos esta situación, periodistas iban y venían. Finalmente uno logró acercarse a un joven junto a su padre que en sus manos tenían una gran cantidad de telas que habían saqueado sin motivo alguno, para preguntarles por qué desvalijaban y la irreflexiva respuesta fue porque los demás también lo hacían.

Somos propensos ajustificar nuestras actitudes en el accionar de los demás, a “pasarnos la pelota”[2] de un lado a otro evadiendo las responsabilidades que recaen en nosotros. ¿Será vergüenza, flojera o cobardía? Reflexionar y adentrarse en la mente de la sociedad chilena no es tan sencillo como para encontrar una respuesta a estas interrogantes. Lo que no es complejo, es ver a simple vista que el chileno muchasveces se pasa de listo, acostumbra a ser patudo y posee una desfachatez impresionante.

Si hacemos un recorrido, de un par de minutos, en el metro de Santiago quedan al descubierto una multiplicidad de actitudes que permiten plasmar una descripción del carácter chileno.
Es la hora pic en el metro. Todos viajan apresurados de regreso a sus hogares para llegar, despojarse de los bolsos ychaquetas, encender el televisor y sentarse en el sillón o para encerrarse en el dormitorio, cada quien ensimismado en su mundo. Los vidrios empañados; es poco lo que se logra ver hacia el exterior subterráneo; todos estrechos, estresados e irritados. En un costado del vagón se visualiza a un hombre confortablemente sentado, mientras una mujer, con unos seis meses de embarazo a costa, es empujada, brusca...
tracking img