Ensayo sobre niebla

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (861 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Será prudente jugar a ser un dios? Ésta fue la pregunta que me hice al terminar de leer la obra “Niebla” del afamado escritor y filósofo español Miguel de Unamuno y Jugo. Esta respuesta personal ala obra “Niebla” tiene por objetivo el tratar una de las ideas principales del libro; el jugar a ser un dios mientras se escribe una obra. Desde mi punto de vista es una de las ideas principales deeste libro, porque no es algo común que un autor se retrate a sí mismo como un personaje dentro de la obra; como ocurre en los últimos capítulos de Niebla. Además yo siento que de esta manera Unamunopresume de saber todo acerca de Augusto, y eso me parece que es una actitud presuntuosa que no me agrada en lo absluto:
“Le atajé diciéndole que que se ahorrarse aquel trabajo, pues de las vicisitudesde su vida sabía yo tanto como él, y se lo demostré citándole los más íntimos pormenores y los que él creía más secretos.”
Despúes de que Unamuno terminó de decirle todo lo que sabía sobre él,Augusto se asustó, y decía que posiblemente eso que estaba viviendo en ese momento podría ser un sueño:
“–¡Parecía mentira! –repetía– ¡Parecía mentira!A no verlo no lo creía… No sé si estoy despierto oestoy soñando…”
A partir de aquí Unamuno empieza a adquirir una actitud como si él fuera Dios gobiernante sobre la cabeza deAugusto; prueba de ello es cuando este le empieza a dar órdenes. Y además leempezó a decir que él, Augusto, no iba suicidarse por el simple hecho de que él, Unamuno, no le parecíese esto porque así se le daba su “real gana”.
Después de esto Augusto expresa lo siguiente: “yque pasaría si el personaje de ficción fuerass realmente tu!”. A partir de aquí Unamuno dejó a un lado su orgullo, para hacer un poco más interesante esta parte. Unamuno, o Don Miguel, como Augusto lollama, se empieza a enojar y le expresa lo siguiente: tu no eres nadie para venir a discutir tu propia existencia. Al terminar esto Unamuno se enoja llegando a decretar lo siguiente:
“En cuanto...
tracking img