Ensayo stephen hawking

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1388 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
k

“He notado que aun la gente que dice que todo está predestinado
y que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino, mira antes de cruzar la calle.”
Stephen Hawking.

Ensayo: El universo de Stephen Hawking

Nuevamente tengo un reto en frente. Y para variar tengo pocas ganas de escribir acerca de él. Muy a “doc” viene a mi mente aquel comercial de Bacardí –que por ser yo unpuberto en aquellas épocas no entendía ni “pío” del mensaje- “Si las cosas que valen la pena se hicieran fácilmente, cualquiera las haría”. Cuánta razón tenía Anthony Quinn –por algo era Mexicano-. De hecho nada es sencillo de hacer. Ni este ensayo. Lo cierto es que cada quien tiene enfrente un reto que cumplir y cada quien conseguirá las herramientas para lograrlo y eso si es que quiere. Desde pararsetemprano a ir a la escuela en el kínder hasta sacar adelante la jornada laboral o en casos extremos salvar al mundo invadiendo un país en el lejano oriente.
Sin embargo, pocos tenemos la fortuna de tener enfrente no un reto sino un proyecto personal. Y es que creo que hay algo de diferencia entre ambos términos. Los retos suelen venir acompañados de un “ya qué” o un “ya ni modo, a darle”, entanto los proyectos personales al menos nos permiten jugar un poco con nuestros deseos y sueños o en el mejor de los casos escoger uno de los muchos caminos que podríamos tener. Las circunstancias de cada individuo juegan un papel importante en la designación o asignación de un proyecto de vida. Por ejemplo, recuerdo a mi amigo el “gordo”, vecino de mi niñez. Su padre fue sentenciado a 40 años deprisión por haber asesinado a dos personas de la cuadra. No es difícil suponer que esas circunstancias cambiaron todo el proyecto de vida del “gordo” (si es que tenía uno) obligándolo a dejar la escuela y ponerse a trabajar para el sostén de la casa. No fue el caso de Daniel Carrancá, hijo de Victor Carrancá Bourget quien ha acuñado una carrera poderosa en el ámbito jurídico. Daniel sí tiene unproyecto de vida y sus circunstancias le han permitido consolidarlo.
Yo definitivamente estoy en medio de ambos extremos. Si bien es cierto que mis circunstancias no son las de Daniel Carrancá, tampoco son las del “gordo”. Son más bien digamos, término promedio tirándole a bajo-medio. No ha sido fácil en primer lugar establecer un proyecto de vida. Mucho menos consolidarlo. Pero poco a poco las cosashan tomado su curso y a base de muchos sacrificios y arduo trabajo lo he ido consolidando y cumpliendo.
Durante este tiempo he visto y oído de todo, incluido quienes echando uso de astucia mexicana, han decido culpar al destino de su desgracia. No puedo evitar otorgar el beneficio de la duda. Pero hay casos en que esto no aplica. Cada quien forja su propio destino o como dijera “Yisus Craist”(El Señor Jesucristo para los de mucha fé): “Cada quien cosecha lo que siembra”. Aún en las condiciones más difíciles, se puede ser el mejor en nuestro ramo.
Y si no me creen basta echarle una leída a la vida de Stephen Hawking. Claro que el hombre tenía un proyecto de vida ¡desde los catorce años de edad!: estudiar física y matemáticas, proyecto que al conocer al matemático Roger Penrose cambiópor completo y se encontró con su verdadera pasión: la investigación de las estrellas completamente colapsadas. Pero sus circunstancias parecían proponerse eliminar ese proyecto a como diera lugar. Por ejemplo, las cosas que hizo las hizo sin la colaboración de su cuerpo, un endeble armazón. Luego a consecuencia de una grave neumonía le practicaron una traqueotomía de emergencia, en 1985. Salvó lavida pero perdió por completo la facultad de hablar. Esta capacidad de comunicarse se la devolvió un sintetizador de voz que lleva siempre en la silla de ruedas. No se salvó tampoco de las calamidades del ser humano. Se casó dos veces y en ambos casos se divorció, en la segunda por cierto, de quien fuera su enfermera. En marzo de 1991 se equivocó al calcular la distancia de los vehículos de la...
tracking img