Ensayo y error

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (478 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
A pesar de que me aplico a diario en comprender por qué la gente actúa como lo hace, hay demasiadas cosas que me dejan perpleja. El espectáculo de una madre (o un padre) a la puerta del colegiodespotricando de su hijo es uno de ellos. Que si a la criatura no hay quien le aguante, que si está asilvestrado, que si no causa más que disgustos, que si se pasa el día haciendo dios sabe qué eninternet, que si no escucha lo que dices ni a gritos, que si toda la culpa es de... (porque siempre la culpa es de alguien). En ese momento me descubro mirando a esa madre y me la imagino representada en unatira cómica con la cabeza de Saturno. Saturno devoraba a su progenie para que no le destronara: no dejaba que sus creaciones existieran... Lo que leerán a continuación va dirigido especialmente aaquellas madres que han entendido la vuelta al colegio de sus hijos como una liberación:

¿Por dónde empezamos?
Algunos han creído que sus hijos son como aquel jarrón chino con el que no sabemos quéhacer y que escondemos cuando vienen las visitas a cenar. Creer que un hijo no es más que una de sus posesiones, maleable en todos los sentidos, puede acabar convirtiendo a un padre o una madre en unSaturno. Tan acostumbrados estamos a quejarnos de nuestros hijos que a veces pienso que hemos perdido la perspectiva. Quizá deberíamos echarnos un vistazo a nosotros mismos antes que nada. Aquí es másválido que nunca aquello de que: por favor no tenga hijos porque toca.

Demasiada teoría. La psicología de José Antonio Marina (por citar a alguien conocido y reconocido), autor de libros decabecera de muchísimas parejas, está bien. Sin pasarse. Cuando éramos niños no había tanta teoría y tampoco nos ha ido tan mal. Ahora, abrumados por tanta literatura de autoayuda, resulta que fallamos enla práctica. Sin leer ningún manual, parece que lo obvio para educar bien es: cariño, atención y aceptación. ¿Límites?, sí. ¿Deberes?, también. Él es el niño; usted, el adulto. No se preocupe, que...
tracking img