Ensayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (589 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 17 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
dres. Bueno, no del todo en la casa: teníamos que vivir en la caravana, a! fondo del jardín, ya que a Brenin le cayeron nial en el acto los grandes daneses de ñus pa­dres, Boimie'y 8lúe. De hecho, alas pocas horas de lle­gar intentó matar a Bluc en distintas ocasiones. Pasába­mos los días corriendo por —y en Jas proximidades de— las espléndidas playas de Freshwater West, Broad-haven South y, lapreferida de Brenin, Baratundle. En las dunas de Barafundle había montones de conejos, y me allí donde Brenin empezó a aprender algo que, de­bido a las serpientes, no podía dejarle hacer en Alaba-ma:cazar.
A finales del verano volvimos a irlanda. Durante nuestro primer año vivimos en Bisho'pstown, un barrio periférico del oeste de la ciudad de Cork. Procuré que la vida de Brenin se pareciera lomás posible a la que lle­vaba en Alabama, asi que salíamos a correr a diario, por lo general al parque Lee Valk-y y los campos colindantes o bien al parque Powdermiils, en Ballincollig. Los fines desemana visitábamos otros lugares: la playa de Inchy-(Jimt'y, los boíiqíKüi tle Cik'iijiíami, pasudo Miuhelíitcm'ü, on la carretera de iHiblín, el acantilado de Ballycotton y muchos más. Por aquella¿poca empecé a surfear, y un par de días a la semana, si el oleaje lo permitía, nos di­rigíamos a la playa de Garrettstovvn, donde Brenin cha­poteaba en el agua mientras yo intentaba mantenerme en ¡iiesobre la tabla. Puede que la cuarentena fuese dura, pero aquél era un sitio mucho mejor para él que Alabama; y, gracias a San Patricio, no teníamos que preo­cuparnos por las serpientes.
El hecho deque algo sea inevitable no lo convierte necesariamente en menos desagradable. Sabía que ten­dría que volver a cruzar el Atlántico; sabía que Brenin tendría que entrar en cuarentena; sabía que allí élten­dría una vida mucho mejor, en un clima y una campi­ña mucho más adecuados. Pero sigo sin poder sacudir­me del todo el horror que sentí aquel día de principios de diciembre en que lo llevé a...
tracking img