Ensayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3774 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 5 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Miguel de Cervantes:
Miguel de Cervantes y Saavedra nació en Alcalá de Henares en 1547. Su primera novela, La Galatea la escribió en 1585. Es autor también de importantes obras como las Novelas ejemplares (1613), en las que se incluyen excelentes relatos como “Rinconete y Cortadillo”, "El licenciado Vidriera" o "La ilustre fregona", por citar algunos, y Los trabajos de Persiles y Segismunda(1617). Su obra maestra, El Quijote, constituye una de las cimas de la literatura universal. Cervantes falleció en Madrid en el año 1616.

El Quijote
En 1605, durante una estancia en Valladolid, Cervantes publica El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Es posible que Cervantes empezara a escribir el Quijote en alguno de sus periodos carcelarios a finales del siglo XVI. Mas casi nada se sabecon certeza. El éxito fue inmediato, pero la segunda parte, titulada El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, no aparecería hasta 1615.

En 1617 las dos partes se publicaron juntas en Barcelona. Y desde entonces el Quijote se convirtió en uno de los libros libros más editados del mundo y, con el tiempo, traducido a todas las lenguas con tradición literaria.

Aproximación al sentido dela muerte en el Quijote:
Interesa analizar el episodio en que se baten a duelo Don Quijote y El Caballero de la Blanca Luna, ubicado en el capítulo LXIV de la segunda parte de la obra, con el fin de establecer una posible relación entre la muerte simbólica del protagonista con la muerte entitativa de la representación de la caballería andante en cuanto heroicidad. Así, la muerte del Quijoteadmitiría una intelección regida por un sentido de renuncia, donde el narcisismo del yo sería desplazado por una entrega al teocentrismo. En Barcelona, destino emprendido por el Quijote en la segunda parte del libro, tiene lugar su "muerte simbólica" tras el lance en la playa contra el Caballero de la Blanca Luna, que no era otro que el bachiller Sansón Carrasco. Vencido por el Caballero de la BlancaLuna, el Quijote se desilusiona de su valor y de su heroicidad, y halla por primera vez hondo dolor: Se desilusiona tanto de sus proezas como del valor de su brazo, pero no de Dulcinea (de ahí que no puede ni quiere admitir la superioridad en belleza de la dama que le impone, tras la victoria, el Caballero de la Blanca Luna). Desarmado y triste por la pérdida de la andante caballería, se acerca conSancho a su aldea mientras piensa en Dulcinea; el caballero otea el horizonte ansiosamente contemplando con avidez cada uno de los rostros que por allí pasan. Era su última ilusión la de encontrar, tal y como él la creara, a la siempre lejana, a la siempre bella amada, de la cual jamás fuera herido, ni burlado, ni vencido. Sin embargo, el Quijote vivencia la muerte de la ilusión del encuentro conDulcinea y con ello la muerte simbólica del sentido de su lucha.

La muerte es la condición de cualquier posibilidad de acción. En nuestro presente está nuestra posibilidad de morir. Como nuestra existencia es simplemente de hecho, estamos irremediablemente en continuo trance de muerte entitativa.

Don Quijote no muere; se evapora, por así decirlo. Alonso Quijano ya no quiere ser Don Quijote.Muchos lectores se entristecen, se lamentan, se sienten desengañados. Quisieran verle de nuevo sobre su rocín, con lanza y adarga, emprendiendo nuevas aventuras. Y todo ¿para qué? Es que no se comprende que la misión del Caballero de la Triste Figura no podía terminar de otra manera. Tenía que pagar su heroísmo. El médico aseguró “que melancolías y desabrimientos le acababan”. Anheló, comocaballero andante, ser un paladín de la justicia y terminó siendo derribado por el Caballero de la Blanca Luna. Con lo cual cae en profunda desesperación por su derrota. Esta desesperación debía encontrar en la muerte su desenlace, por el conocimiento de que todo había sido locura. Pero la muerte en la creencia de que Dulcinea no era una princesa adorable, sino una lugareña bronca, y de que toda su fe...
tracking img