Ensayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1831 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
A la edad de 13 años perdí repentinamente a mi padre. Un ataque de apoplejía tronchó la existencia del hombre,
todavía vigoroso, dejándonos sumidos en el más hondo dolor.
Al principio nada cambió exteriormente.
Mi madre, siguiendo el deseo de mi difunto padre, se sentía obligada a fomentar mi instrucción, es decir, mi
preparación para la carrera de funcionario. Yo personalmente me hallabadecidido, entonces más que nunca, a no
seguir de ningún modo esa carrera.
Y he aquí que una enfermedad vino en mi ayuda. Mi madre, bajo la impresión de la dolencia que me aquejaba, acabó
por resolver mi salida del colegio para hacer que ingresara en una academia.
Felices días aquéllos, que me parecieron un bello sueño. En efecto, no debieron ser más que un sueño, pues dos años
después, la muertede mi madre vino a poner un brusco fin a mis acariciados planes.
Este amargo desenlace cerró un largo y doloroso período deLa cuestión de mi futura profesión debió resolverse más pronto de lo que yo esperaba.
A la edad de 13 años perdí repentinamente a mi padre. Un ataque de apoplejía tronchó la existencia del hombre,
todavía vigoroso, dejándonos sumidos en el más hondo dolor.
Al principionada cambió exteriormente.
Mi madre, siguiendo el deseo de mi difunto padre, se sentía obligada a fomentar mi instrucción, es decir, mi
preparación para la carrera de funcionario. Yo personalmente me hallaba decidido, entonces más que nunca, a no
seguir de ningún modo esa carrera.
Y he aquí que una enfermedad vino en mi ayuda. Mi madre, bajo la impresión de la dolencia que me aquejaba, acabópor resolver mi salida del colegio para hacer que ingresara en una academia.
Felices días aquéllos, que me parecieron un bello sueño. En efecto, no debieron ser más que un sueño, pues dos años
después, la muerte de mi madre vino a poner un brusco fin a mis acariciados planes.
Este amargo desenlace cerró un largo y doloroso período de enfermedad que desde el comienzo había ofrecido pocasesperanzas de curación; con todo, el golpe me afectó profundamente. A mi padre le veneré, pero por mi madre había
sentido adoración.
La miseria y la dura realidad me obligaron a adoptar una pronta resolución. Los escasos recursos que dejara mi padre
fueron agotados en su mayor parte durante la grave enfermedad de mi madre y la pensión de huérfano que me
correspondía no alcanzaba ni para subvenir a misustento; me hallaba, por tanto, sometido a la necesidad de ganarme
de cualquier modo el pan cotidiano.
Con una maleta con ropa en la mano y con una voluntad inquebrantable en el corazón, salí rumbo a Viena. Tenía la
esperanza de obtener del Destino lo que hacía 50 años le había sido posible a mi padre; también yo quería llegar a ser
“algo”, pero en ningún caso funcionario.
CAPÍTULO SEGUNDOLas experiencias de mi vida en Viena
Al morir mi madre fui a Viena por tercera vez y permanecí allí algunos años.
Quería ser arquitecto, y como las dificultades no se dan para capitular ante ellas, sino para ser vencidas, mi propósito
fue vencerlas, teniendo presente el ejemplo de mi padre que, de humilde muchacho aldeano, lograra hacerse un día
funcionario del Estado. Las circunstancias meeran desde luego más propicias y lo que entonces me pareciera una
rudeza del destino, lo considero hoy una sabiduría de la Providencia. En brazos de la “diosa miseria” y amenazado más
de una vez de verme obligado a claudicar, creció mi voluntad para resistir hasta que triunfó esa voluntad. Debo a
aquellos tiempos mi dura resistencia y también toda mi fortaleza. Pero más que a todos eso, doytodavía más valor al
hecho de que aquellos años me sacaran de la vacuidad de una vida cómoda para arrojarme al mundo de la miseria y
de la pobreza, donde debí conocer a aquéllos por los cuales lucharía después.
* * *
En aquella época abrí los ojos ante dos peligros que antes apenas si conocía de nombre, y que nunca pude pensar que
llegasen a tener tan espeluznante trascendencia para la vida del...
tracking img