Ensayos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4359 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA CRITICA AL CRECIMIENTO ECONÓMICO

El crecimiento económico y en general lo económico han sido el motor principal del comportamiento humano desde la revolución industrial y, especialmente, durante los sesenta años transcurridos desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Su papel ha sido tan dominante y absorbente que todos los demás argumentos del hombre; la religión, el amor, laamistad, el placer, el conocimiento, la equidad, la solidaridad, se han desdibujado y han pasado a ocupar puestos marginales, ridiculizados unos como propios de mujeres, de ancianos o débiles mentales, otros satanizados como fundamentalismos terroristas, los más afortunados considerados apenas como objetos comprables en el mercado.

Esta hegemonía de lo económico se ha fortalecido gracias a sumanejo de una sola de las características del ser humano, su afán de acaparar objetos. Establecido este afán en lo más profundo del cerebro, construido durante los siglos de formación de lo humano, factor vital, tal vez de la sobrevivencia de la especie durante los miles de años de las últimas glaciaciones, como lo fue en los insectos y en todos los mamíferos que sobrevivieron, el afán de acapararha perdido su intención inicial y se ha convertido en redundancia que alimenta los viejos ceñiros de placer de la gran mayoría de los cerebros. Cada nuevo vestido, cada sabor diferente, cada visión original genera flujos de neurotransmisores, produce pequeñísimas descargas eléctricas, rejuvenece neuronas y nos hace sentir más fuertes y poderosos; capaces de competir y afrontar la incertidumbre yel riesgo que ya no proviene de la otra naturaleza sino de nosotros mismos.

La envidia y el afán de imitación que han estudiado profundamente Girard y Dousenerry son las emociones producidas por el afán primitivo de acaparar, siendo la primera característica principal de nuestros congéneres más agresivos, y la segunda patrón de la gran mayoría que ha sido manipulada por la publicidad,principal instrumento del modelo económico. Estudiando las obras de Shakespeare, Girard ha demostrado que las tragedias típicas de la humanidad están fundamentadas en la envidia del bien ajeno y que la venganza, es. la reacción común de la especie ante la frustración del poseer. El principal logro de la economía es haber racionalizado en el mercado este impulso primitivo; en cierta manera loseconomistas, desde Smith en adelante e incluyendo al Marx maduro, lo que han hecho es inventar símbolos que legitimen y refuercen la característica menos humana pero más dominante de hombres y mujeres.

Sin embargo mujeres y hombres son algo más que maximizadores de utilidad y ese algo más, esas otras racionalidades, son las que están impulsado al final de este siglo la gran crítica a lo económico;crítica que siempre ha existido pero que hoy se torna más compleja, aguda y apasionada, conducida por el escepticismo de los verdaderos postmodernos pero armada por los viejos fundamentalismos, por los guerreros de las otras racionalidades que también desean ser hegemónicas; sabia en la reconstrucción de los símbolos y en la descodificación del conocer y mágica en la búsqueda de las otras esencias, enla recreación lúdica y en el recordar de lo prohibido.

Es así como en esta última década estamos pidiendo cuentas, haciéndoles juicio de residencia, a las ilusiones económicas, preguntándoles qué hicieron con el mundo del cual se apoderaron desde mediados del milenio, cómo fue posible que quinientos años de hegemonía «progresista» y «racionalista» sólo hubieran producido más violencia, ymás corrupción que en el imperio romano, cómo explican que con la concentración de poder y riqueza más grande en la historia de la humanidad, con el florecer de la tecnología, después de haber doblegado y deformado al resto de la naturaleza, el paradigma de la modernización haya ocasionado junto al extremo bienestar de los menos, la desesperación, la ignominia y la miseria de la mayoría de los...
tracking img