Ensayos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (597 palabras )
  • Descarga(s) : 58
  • Publicado : 26 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
En 1951 vivía en París. Ocupaba un empleo modesto en la Embajada de México. Había llegado hacía seis años, en diciembre de 1945; la medianía de mi posición explica que
no se me hubiese enviado, alcabo de dos o tres años, como es la costumbre
diplomática, a un puesto en otra ciudad. Mis superiores se había olvidado de mí y yo, en
mi interior, se lo agradecía. Trataba de escribir y, sobre todo,exploraba esa ciudad, que
es tal vez el ejemplo más hermoso del genio de nuestra civilización: sólida sin pesadez,
grande sin gigantismo, atada a la tierra pero con la voluntad de vuelo. Una ciudaden
donde la mesura rige con el mismo imperio, suave e inquebrantable, los excesos del
cuerpo y los de la cabeza. En sus momentos más afortunados —una plaza, una avenida,
un conjunto de edificios—la tensión que la habita se resuelve en armonía. Placer para
los ojos y para la mente. Exploración y reconocimiento: en mis paseos y caminatas
descubría lugares y barrios desconocidos pero tambiénreconocía otros, no vistos sino
leídos en novelas y poemas. París era, para mí, una ciudad, más que inventada,
reconstruida por la memoria y por la imaginación. Frecuentaba a unos pocos amigos yamigas, franceses y de otras partes, en sus casas y, sobre todo, en cafés y bares. En
París, como en otras ciudades latinas, se vive más en las calles que en las casas. Me
unían a mis amigos afinidadesartísticas e intelectuales. Vivía inmerso en la vida literaria
de aquellos días, mezclada a ruidosos debates filosóficos y políticos. Pero mi secreta
idea fija era la poesía: escribirla, pensarla,vivirla. Agitado por muchos pensamientos,
emociones y sentimientos contrarios, vivía intensamente cada momento que nunca se
me ocurrió que aquel género de vida pudiera cambiar. El futuro, es decir:lo inesperado,
se había esfumado casi totalmente.
Un día el embajador de México me llamó a su oficina y me mostró, sin decir palabra, un
cable: se ordenaba mi traslado. La noticia me conturbó. Y...
tracking img