Ensayos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3002 palabras )
  • Descarga(s) : 50
  • Publicado : 8 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA AMBIGUEDAD DE FEDRA

En el alma y en el comportamiento de Fedra, tanto en Eurípides como en Racine, y en parte en Séneca, predomina una perenne ambigiiedad, una constante vacilación o indeterminación cognoscitiva entre querer y no querer, entre poder y no poder obrar de distinto modo a como lo hace. Vamos a estudiarla, y completaremos así, por la vía introspectiva, el cuadro que del mito deFedra hemos ofrecido en Mitología clásica Pp. 377-381. Designaremos la tragedia de Racine como la Pké.dre, la de Séneca como la Fedra, y la Conservada de Eurípides como el Hipólito. Servio buc. VI 47, con referencia a Pasífae (ad ¡toe pertiner quod ait ‘solatur’, ut quod amat taurum fortunae magis videatur esse quam morum), contiene una buena indicación, aplicable a la Phédre, pero, en parte almenos (cf. la inocencia de Fedra afirmada por Arteniis en vv. 1301 tj -rp¿¶ov TIV& yevvat6-r~ra y 1305 oóx txofloa), también al Hipólito, de esas «fronti~res douteuses de la liberté humaine» (R. Picard, cd. de Patine nrf, Tome 1, p. 743) en que Fedra, que se aferra (en la Phédre) a toda clase de excusas, pretextos y autoengaños para alimentar sus esperanzas de poseer a Hipólito, se debate a lo largode toda la Ph?.dre (Racine en el Prefacio a la pieza: «Phédre n’est ni tout ~ fait coupable ni tout á fait innocente»). Ahora bien, la PI-z&ctre no es sino un desarrollo o despliegue de datos fundamentales contenidos en el Hipólito, y amalgamados con la declaración y confesión de la Fedra, y con las complicaciones dramáticas imaginadas por el propio Racine, a saber, sobre todo, la falsa noticiade la muerte de Teseo (quizá sugerida a Racine por la ausencia de Teseo, que ha bajado al Infierno con Piritoo, en

10

ANTONIO

RUIZ DE ELVIRA

la Fedra Vv. 94-101, y por la obstinación con que Fedra en ella se aferra a la idea de que una vez en el Infierno no podrá volver: vv. 219-221 [idea negada por la nodriza en vv. 222-224], 254, 597, 625-627; a su vez a Séneca pudieron serlesugeridas ambas cosas, o al menos el descenso de Teseo al Infierno> por la Fedra de Sófocles, cuyos fragmentos 686 y 687 Pearson, en Estobeo 1 5, 13 y Hesiquio KuXXatvcúv, parecen aludir a dicho descenso) y los celos adicionales de Fedra por los amores de Hipólito y Aricia. Es cierto que la Fedra de Eurípides lucha mucho más que la de Racine (y ésta que la de Séneca), sobre todo consigo misma, perotambién con la nodriza, primero por no revelar su secreto> y después por impedir que éste llegue a Hipólito; cierto, igualmente, que la Fedra de Racine, que, a instigación de Enone, al recibir la falsa noticia de la muerte de Teseo, se resuelve, pretextándose a sí misma que es por su hijo (1 5, cf. II 5 «Souvenez-vous d>un flís qui n>espére qu>en vous»), a abordar a Hipólito, y que le hace, tomada deSéneca, una declaración que va precedida y, a pesar de la repulsa de Hipólito, seguida también, de grandes esperanzas de llegar a doblegarlo, es por todo eso por lo que lucha mucho menos que la de Eurípides, resultando así mucho más ambigua; que son sus esperanzas, claras, furiosas y activísimas, las que engendran en ella primero el despecho y después el ansia de venganza, con lo que en ella quedacasi aniquilada la resistencia o esfuerzo autocombativo de la Fedra de Eurípides; que en Séneca, como ya en la Heroida IV, no hay apenas en Fedra vacilación alguna; su resolución es firme y desprovista de todo pudor o escrúpulo; hay sólo una indicación de lucha yana (vv. 180 s. Ouae memoras scio vera esse, nutrix, sed furor cogit sequl pelora, idea tomada directamente de Ovidio Mer. VII 20 s.;también, en segundo lugar, del Hipilito vv. 380 s., y de la Medea de Eurípides vv. 1078 s.; cf. vv. 135-138 quisquis in primo obstitit pepulit que amorem, tutus ac victor ¡uit: qul blandiendo dulce nutrivit malum, raro recusat ferre quod subiit iugum, tomado del principiis obsta de Ovidio Rem. am. 91 s) contra un poder que de antemano considera Fedra como irresistible (vv. 180-188), y después el...
tracking img