Ensayos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 184 (45806 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MARÍA, MAESTRA DE LOS APÓSTOLES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS
TOMO II

Revelaciones dadas a un alma a quien Jesús le llama Agustín del Divino Corazón. Mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María.

INTRODUCCIÓN Pronto Jesús instaurará su reino de gloria en la tierra
Febrero 1/10 (5:39 p. m.)

María Santísima dice: Hijos míos: María, Maestra de los apóstoles delos últimos tiempos, os está formando para que os preparéis para el segundo advenimiento de mi Hijo Jesús. Os he dado un gran tesoro, un gran regalo divino: La Consagración a mi Inmaculado Corazón. Allí os dí distintas lecciones de Amor Santo. Lecciones que os forman como mis discípulos aventajados en el Saber Celestial. Lecciones que corren las cortinas de vuestros ojos y os dejan ver lo que otrosno pueden ver. Lecciones que destapan vuestros oídos a mi voz, a mis mensajes, a mis llamamientos Maternales en este tiempo final. Allí en la Consagración a mi Inmaculado Corazón os preparo como soldados valerosos, soldados guerreros de mi Ejército Victorioso para que podáis batallar contra el adversario, seguros que no experimentaréis la derrota. Soy la Capitana de este gran Ejército y a todosvosotros, hijos míos, os guardaré en el refugio seguro de mi Inmaculado Corazón. Atended a estos últimos llamamientos angustiosos porque la tierra pasará por una gran purificación (purificación por medio de una lluvia de fuego), de tal modo que las puertas y compuertas de la Nueva Jerusalén se abran. Si os anuncio, si os prevengo de acontecimientos de gran magnitud para el mundo entero: os daréremedios, os daré elementos para que aprendáis a enfrentarlos, para que paséis por el fuego del sufrimiento, ilesos. Porque siempre os protegeré. Siempre os salvaguardaré, por ser el remanente fiel de la Iglesia; para no dejaros atraer ni seducir por falsas doctrinas, por filosofías llamativas y extrañas, por pensamientos heréticos y anatemas que no van en coherencia con las Sagradas Escrituras ni conel Magisterio de la Iglesia. Por ser el Remanente fiel de la Iglesia, recibiréis la marca de la Cruz en la frente y en la mano. Por ser el Remanente fiel de la Iglesia recibiréis la gran protección de San Miguel Arcángel. Él os cubrirá bajo su capa celestial y os defenderá con su espada divina. Por ser el Remanente fiel de la Iglesia, Jesús, mi Hijo Amado os cubrirá con su Sangre Preciosa. SangrePreciosa que será coraza, armadura celestial para que satanás no os hiera con su aguijón ponzoñoso. Sangre Preciosa que os revestirá de una fuerza sobrenatural, de tal modo que no os dejaréis vencer, ni amilanar en este tiempo de tribulación y de justicia.

Hijos míos: el tiempo de la tribulación y de la justicia es el tiempo que antecede al segundo advenimiento de mi Hijo Jesús; es el finalde los tiempos que traen consigo purificación pero también liberación, porque pronto Jesús instaurará su reino de gloria en la tierra. Pronto Jesús derrotará a satanás y sus secuaces, les enviará a las profundidades del infierno. Pronto Jesús vendrá a juzgar a la humanidad bajo dos medidas: misericordia y justicia. Pronto Jesús os pagará, os dará premio de gloria o condenación eterna. Carísimoshijos: vosotros que sois sencillos, humildes y de corazón puro os llamo a la oración. Oración que os dará fuerzas. Oración que os sustraerá del mundo de las tinieblas, del mundo de la oscuridad. Oración que os arrancará de las garras del demonio; demonio que quiere llevarse consigo infinidad de almas; demonio que os quita la vergüenza para pecar y os la devuelve para confesaros; demonio que creehaber ganado la victoria, demonio que cree haber triunfado, cuando muy pronto será destronado de su imperio de mentira, será bajado de su silla, porque él ha de ser debilitado, ha de ser subyugado, ha de ser vencido. La oración es un remedio que entrego en vuestras manos, apóstoles de los últimos tiempos. Si no oráis, pereceréis; os enfermaréis del espíritu; vuestro corazón se gangrenará por la...
tracking img