Enseñar a aprender

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 66 (16445 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 11 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Beltrán Llera, J. (2003). ENSEÑAR A APRENDER. Conferencia de Clausura del segundo Congreso de EDUCARED.
 
Erase una vez…Así comienzan las viejas historias. Y así quisiera comenzar hoy, contando una bonita historia que dice mucho, y bien, sobre cómo enseñar a aprender con tecnología.
 
Erase una vez... una escuela muy pequeña en un pequeño pueblo de poco más de 600 habitantes.El horizonte cultural de las personas que habitaban este pueblo y, por tanto, de los que acudían a su escuela, quedaba prácticamente reducido a las carretas de los bueyes, las granjas y algún que otro negocio familiar. Pero un día ocurrió algo maravilloso. De pronto, en aquel pueblo, sólo se hablaba de estrellas, planetas y mundos siderales. ¿Qué había ocurrido?. La profesora de esa escuelaestaba preocupada, insatisfecha; los alumnos apenas mostraban interés por aprender y, lo que es peor, no se veían indicios sobre la forma de cambiar su clase. Un día, se le ocurrió matricularse en un seminario de tecnología donde los profesores podían compartir experiencias didácticas que luego aplicaban en sus aulas, y se hizo una autentica “conversa” (algo parecido a las personas de las queVds. acaban de hablar en la última Mesa redonda). Allí “cayó del caballo”, se convirtió y, como firme creyente, se dijo a sí misma que había llegado la hora de cambiar su clase.
 
Volvió a la escuela y comenzó por invitar a sus alumnos a entrar en Internet; les enseñó además a construir un instrumento ingenioso, hecho con papel de servilletas, para que pudieran contar estrellas. Losalumnos entendieron el mensaje, y empezaron a demandar más y más conocimientos. Se asociaron con otras escuelas y su trabajo, en especial sus bases de datos, llegó a ser de tal calidad que la NASA solicitó su colaboración, patrocinando los proyectos que aquella profesora estaba llevando a cabo en la escuela.
 
Pero todavía fue más llamativo el hecho sorprendente de que poco a poco,casi sin darse cuenta, había empezado a surgir allí una verdadera comunidad de aprendizaje y de investigación. Una noche, la profesora organizó una fiesta, “ la fiesta de las estrellas”, que congregó a todo el pueblo. Allí estaban los padres encantados viendo y escuchando a sus hijos que les explicaban con desparpajo lo que aprendían en clase: qué era eso de contar estrellas, o cómo habían llegado aentender el funcionamiento de los rayos infrarrojos o los viajes siderales. Los padres no salían de su asombro; jamás en las comidas o cenas de ese pueblo se había hablado de esos temas.
 
Dentro de esta historia hay todavía una pequeña sub-historia. Uun niño llamado John, con graves problemas familiares, apenas acudía a la escuela; y cuando llegaba, aparecía con la cara sin lavar,desaliñado y con los pelos revueltos; fallaba en lectura, iba mal en matemáticas, pero caía bien a la profesora; empezó a poner interés y acabó siendo el más habilidoso en el manejo de los ordenadores.

Un día, la profesora dijo a sus alumnos que iban a tener una sorpresa: se trataba de celebrar una videoconferencia en la que podrían hablar directamente con los técnicos másespecializados de la NASA. Los estudiantes no se lo podían creer. John, que no se atrevía a ponerse las gafas porque sus compañeros se reían de él y le llamaban “gafotas”, hizo un pequeño guiño a su profesora cuando vio que uno de los expertos también llevaba gafas.- Mire, le dijo satisfecho, lleva gafas como yo. John pudo conversar con él y se hicieron buenos amigos. Al día siguiente, John recibió une-mail de aquel experto de la NASA en el que le contaba los problemas que había tenido en la vida, y especialmente en la escuela, y cómo a fuerza de coraje los había ido superando hasta llegar a ocupar un puesto muy importante en la sociedad.
 
Bien, esta historia real es también, posiblemente, la historia de muchas escuelas, y de muchos profesores. Cierto que allí ocurrió, como en...
tracking img