Entrevista lars ulrich

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4239 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis -Lars, James, Kirk y Robert en plan emisarios de la muerte- que miran desde un afiche para promocionar su show en Sacramento, California, el estado natal de Metallica, son la única compañía en la habitación amplia, con estériles sillones de varios cuerpos destinados a estar vacíos. Además de Lars Ulrich, el baterista que lleva en su sangre la tradición vikingaque el resto de la banda parece encarnar físicamente mucho más que él. "Metallica es una bestia que vive y respira", dice. Estamos solos. Afuera, una pequeña ciudad a una hora y media al este de San Francisco, cuya principal atracción turística es el Congreso ahora comandado por Arnold Schwarzenegger, gobernator del estado. Poco más tarde de esa descripción orgánica y vitalista del grupo, Metallicaserá, efectivamente, esa bestia, el último mega-monstruo del heavy metal, y Lars estará sentado en su banqueta, el lugar desde el que propulsa la energía de esa criatura. Un mes antes de encarar el tour más ambicioso de la banda por América latina, Ulrich se sienta a conversar con RS. Tiene explicaciones para dar. Es que después del corralito, del estallido social en 2001 que desembocó en lahuida de De La Rúa a bordo del helicoptero, de la saga de los presidentes y el posterior desembarco de la entonces esperanza K en Casa Rosada, los fanáticos hicieron acopio de la reserva de patacones y agotaron sesenta mil entradas para ser rescatados por su banda preferida en River.
Repasemos: agosto, septiembre de 2003. La curva ascendente del plan Lavagna posdevaluación se traducía en pesos albolsillo, que se traducían en consumo, no fuera cosa que los ahorros fuesen a parar a otro lado. Justo cuando las ansias de satisfacción que la juventud deposita en la música se preparaban para destapar la olla a presión del primer megaconcierto internacional post 1 a 1, casi como una señal de recuperación y de que lo peor ya había pasado y que no estábamos tan lejos y aislados del mundo y quepodíamos tener rock del bueno sin deberle nada a Menem y Cavallo; justo en ese momento, se pararon las rotativas y el fatídico comunicado nos explotó en la cara: "Metallica cancela gira sudamericana". La razón: aquel maldito cansancio físico y mental. ¡Horror! Si Metallica está agotado..., ahora, ¿quién podrá defendernos? Por suerte, el público metalero no abolla cacerolas.

La realidad de aquellosdías de la banda quedó filmada en el dvd "some kind of monster". Puede vérse al frontman James Hetfield desaparecer dando un portazo, ofendido, acaso, por una cuestión menor. Se percibe cómo Lars y Kirk, abandonados a su suerte, sin bajista tras la partida de Jason Newsted, el evento desequilibrante que desencadeno la verdadera revolución interna en el grupo -según la propia interpretación queUlrich confesará-, se miran sin saber cómo reaccionar. Deciden dar batalla y continúan con la terapia de grupo junto con el psicólogo Phil Towle. Mientras, esperan a James, que se internó en un centro de rehabilitación para dominar la ira y el consumo desmedido de alcohol. Y esperan. Y siguen esperando. Recién doce meses después, James Hetfield vuelve a escena. Es otra persona, y pronto Metallica seráotra banda.

Son las cinco y media de la tarde en Sacramento, y los integrantes de los grupos teloneros, Volbeat y Machine Head, cenan en la sala de catering junto con plomos, técnicos, sonidistas, encargados de seguridad y otros anónimos miembros de la numerosa comitiva que recorre el mundo junto con Metallica. Sirven verduras crudas y cocidas, pescado,cerdo... La mesa de dulces incluyefrutas, tortas, infusiones varias, helado. Sobre una puerta cerrada, hay un cartel que dice: "SALON PARA ENTREVISTAS 3", justo encima de los horarios de la jornada. Caprichosamente, se supone que Metallica arrancará a las 8.55. De pronto, se abre esa puerta y sale el guitarrista Kirk Hammett, sonriente. Lo sigue, como su sombra, un gigante calvo y tatuado. En esa habitación permanece el bajista...
tracking img