Entrevista a cesar hildebrant

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2920 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El periodista César Hildebrandt presenta hoy en la Feria del libro Ricardo Palma (en el Parque Kennedy de Miraflores), la segunda edición de su célebre libro de entrevistas “Cambio de palabras” que las realizó desde 1971 a 1992, en la revista “Caretas”, y que se logró gracias a la perseverancia de Jorge Coaguila y el editor loretano Jaime Vasquez.
El libro del también conductor de “el perro delhortelano” lo presentarán el agudo y simpático periodista Pedro Salinas, el director del diario “La primera”, César Lévano y Jaime Vásquez.
En exclusiva de los lectores del blog “Reportaje al Perú”, les dejo como un adelanto al libro, la entrevista con Jorge Luis BorgesJorge Luis Borges
(19 de diciembre de 1978)
Primera pregunta:
¿va a hacer usted conmigo lo que suele hacer con todos losperiodistas?
—¿Y qué hago?
Tomarles el pelo sin ninguna
misericordia.
—Jamás he hecho eso en mi vida. Sucede que yo siempre he
contestado sinceramente. Y todo el mundo prefiere suponer que esas
contestaciones mías son bromas o ironías. Yo soy una persona educada, no le tomo
el pelo a nadie. Y espero que no me lo tomen, tampoco.
¿Sigue insistiendo en
esa delicia de frase: la democracia es unespejismo de la estadística?
—Es un
abuso de la estadística. Eso es verdad, es evidente.
¿Por qué
evidente?
—Porque si se tratara de un problema matemático nadie
supondría que la mayoría de la gente puede resolverlo. En política,
sin embargo, sí se supone que la mayoría tiene la razón. Eso se vio en mi país,
cuando el que sabemos obtuvo nueve millones de votos…
El que sabemos…
¿Perón,verdad?
—Sí.
Su odiado Perón… Borges, usted lo llamó cobarde y
rufián.
—Bueno, podría haber empleado palabras más duras…
¿Pero le
parece justo eso? ¿Ahora que él está muerto y han pasado algunos años?
—Un
rufián muerto sigue siendo un rufián. Y un cobarde muerto no es un
valiente. La muerte no beneficia tanto. Aunque yo en una milonga digo: no hay
cosa como la muerte para mejorar la gente.Usted dijo alguna vez: «Yo siempre
le pido a Dios —que no existe— el privilegio de dudar hasta que muera». ¿Sigue
usted dudando, Borges?
—No. Yo ahora estoy seguro de que no hay otra
vida y que no hay Dios. Es una certidumbre que me satisface, me
tranquiliza. Saber que todo esto pasará, que yo me olvidaré, que seré
olvidado… Yo soy un hombre ético pero no religioso.
Ha dicho también,Borges, que considera un bochorno vivir tanto y que quisiera morirse. ¿Esa
proximidad a la muerte no lo conduce a Dios?
—No. Me conduce a la esperanza
de que no haya Dios y que no haya otra vida. Desde luego, las Sagradas
Escrituras, llamémoslas así, aconsejan vivir hasta los 70 años. Yo he
cumplido 79. Recuerdo cuando mi madre cumplió 98 años —ella murió a los 99— y me
dijo: «¡Caramba, se mefue la mano!».
Usted es para muchas gentes tan
edípico, Borges…
—¿Por qué?
Su relación con su madre fue siempre tan
intensa, tan obsesiva… ¿No cree que había algo de edípico en
ello?
—Bueno, como dijo Chesterton lo único que sabemos de Edipo es que
no padecía del complejo… Yo tengo un recuerdo tan puro y tan grato de mi
madre. Ella ha muerto hace tres años. Yo no he querido cambiar nada desu pieza.
Y cada vez que vuelvo a casa me asombro de que ella no esté esperándome. A
la sirvienta, que es mujer del pueblo y que habla guaraní aparte del castellano,
le pregunto: ¿Usted no la siente a madre? Y ella me dice: «Pero claro que la
siento. La señora está aquí». No me lo dijo para alarmarme sino, al contrario,
para tranquilizarme. Y entonces le hice otra pregunta: ¿Si usted la vieraa mi
madre en su cuarto, sentiría miedo? Y esta muchacha, la correntina, me dice:
«¿Por qué miedo? Si no le tenía miedo cuando vivía, ¿por qué ahora habría de
sentir miedo?».
Borges, usted ha cultivado una sorprendente modestia en torno
a la estimación de su propia obra…
—Bueno, es que yo quiero ser
olvidado…
Pero usted sabe que es un gran escritor.
—No creo. Yo no
tengo obra. Mi obra...
tracking img