“Entrevistas y anécdotas de diego rivera"

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2774 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sinopsis del libro “Entrevistas y Anécdotas de Diego Rivera”
Por: José Daniel Campos Massa.
Tiempo de tomar decisiones: Llegó el tiempo de decirle a mi padre que deseaba ser pintor y no hacer carrera militar; y aunque mi padre nunca intervino en mis decisiones, sé que le causo una gran desilusión. No me enlisté porque quería estar siempre pintando.
Por mi preparación militar, asistí más tardea cursos de adiestramiento y me nombraron Teniente de Artillería. Más tarde, en otras instrucciones quedé como Capitán de Reserva de Artillería.
Entre los doce y dieciséis años tuve altibajos de salud, padecí de insomnio y me contagié de una atmósfera de “talentismo” de esa época y me aficioné a la bebida.
A los doce años, por un dibujo que realicé, mi gran maestro, Don Andrés Ríos, hizo lapresentación de examen como una producción excepcional. Recibiendo una pensión mensual de $ 18.00 pesos, de los cuales se descontaban los gastos administrativos de la escuela. Me salí de casa y me fui a vivir a un caserón con unos amigos pobres; cerca de la Escuela de San Carlos.
En ésta época los compañeros ricos de Arquitectura me invitaban a fiestas de onomásticos y triunfos de exámenes, a dosrestaurantes “chics”, se hacía gran derroche de dinero en bebida y comida.
Yo era el , prodigio de la pandilla, haciendo lo que quería. Las parrandas eran sub pensionadas por tres ilustres mecenas. Ya en esta época me interesaba el mundo antiguo de México.
A los trece años fui por primera vez discípulo de Don José María Velasco, a los quince de Julio Rúelas, de Rebull, de Félix Parra y LeandroIzaguirre. A los dieciséis de Germán Gedorius.
Cuando se me acababa el dinero iba a casa, donde siempre tenía arreglado mi cuarto por mi madre.
En ésta etapa, tuve amigos como: Alberto Garduño, Gabino Zarate, Porfirio Aguirre José Tovar, Aniceto Castellano, Manuel Hernández, Francisco Goitia y Anita Sainz, que era mi novia platónica.
Lo que siento de pintura en mi vida. En mi infancia no hacíaotra cosa que dibujar, también quería formar parte en las batallas, o verlas. Mi ambición desde los cuatro años era mandar una tropa, por lo que dibujaba las batallas en las que me hubiera querido mandar. También hubiese querido construir máquinas inventadas por mí. Mi padre me llevo a conocer las minas y entonces las dibujaba como un corte geológico. Me apasioné por la geografía.
Meinteresaban los juguetes mecánicos, después de jugar con ellos, me dedicaba a ver cómo eran por dentro y mi pasión era poder volverlos a armar, si no lo lograba, terminaba por echarlo a la basura y buscaba otro del cual me volvía a enamorar.
Yo tenía cuatro años, Virginia Mena cinco; ella me atrajo porque me hacía sentir la misma emoción que los juguetes mecánicos del “Castillo de Flores”. Ahora comprendoque bajo su piel suave, se adivinaban músculos, tendones y goznes; entrándome un deseo furioso por adueñarme de ella para jugarla, desmontarla y volverla a armar. Al interesarme por Virginia me empezaron a interesar otras mujeres. No se cómo me hice rápidamente amigo de unas mujeres públicas que había entonces para los mineros.
Tenían fama de ser unos demonios, todas ellas eran cari cortadas.Llevaban dentro de la manga de sus blusas un pequeño tranchete que se enredaba al mango una cuerda de tripa, y que en el extremo opuesto se ataba a la muñeca donde se hacían como pulsera.

¿Cómo fue que entre a la academia? : decidí entrar por causa de Porfirio Aguirre, quien me simpatizo por ser indio, hablar mexicano y el respeto con que decía “los antiguos”. Empecé a ir a las clasesnocturnas, había un conserje regañón. Siempre tuve el amor propio por ser buen estudiante, de regreso a casa me detenía en el taller de Posada. Me hice amigo de José pacheco, fotograbador; Posada me dio los primeros conceptos sobre pintura revolucionaria. “pintar la vida y la vida del pueblo”. Los primeros años copié de la estampa; después el Profesor Andrés Ríos, se interesó en mí, invitándome a...
tracking img